La ‘marca Hombrados’

El portero del Atlético y de la selección presenta su candidatura a presidir el balonmano con su imagen y carácter como bandera

Hombrados, de traje, con los presidentes de las federaciones territoriales.
Hombrados, de traje, con los presidentes de las federaciones territoriales.S. Sas (EFE)

“Alguna vez, acabarás de presidente”. José Javier Hombrados lo ha escuchado en más de una ocasión a lo largo de 20 años de carrera. Una gran trayectoria en la cancha —dos medallas en cuatro Juegos; decenas de títulos, nacionales e internacionales; segundo jugador que más ha vestido la camiseta de la selección (260) después del eterno David Barrufet— y fuera de ella —pocas personas logran consensuar una buena opinión sobre uno mismo como el portero madrileño— que puede culminar como presidente del balonmano español, algo a lo que aspira desde ayer de forma oficial.

Los ánimos y el impulso de los que alguna vez pronosticaron su futuro; su convicción de que posee lo que podría considerarse marca Hombrados para salvaguardar un deporte que sufre y, claro, la dichosa rotura de ligamentos que le ha apartado del Mundial, su gran despedida, son algunos de los motivos que han forzado a Jota, de 40 años, a tomar la decisión.

“Creo que puedo aportar algo nuevo, atraer con mi forma de ser y de mi carácter a gente de fuera del balonmano. Soy alguien joven con ganas de moverse”, explicaba ayer Hombrados por teléfono de regreso de Vigo, donde presentó a los presidentes de las federaciones territoriales su candidatura, la única hasta el momento.

Creo que puedo aportar algo nuevo, atraer con mi forma de ser y de mi carácter a gente de fuera del balonmano. Soy alguien joven con ganas de moverse" José Javier Hombrados

El pasado 14 de octubre supone un punto de inflexión en la carrera de Jota. Esa tarde, durante el partido contra el Veszprem, húngaro, se rompió el ligamento cruzado de la rodilla izquierda. “Mi primera intención era volver a jugar, pero a partir de la lesión algunas personas me dijeron con más insistencia que podría tener un perfil idóneo para presidir la federación, así que le empecé a dar vueltas a la idea, y con el apoyo de mi familia y del club, me he decidido”, explica Hombrados, consciente de que si sale elegido tendrá una despedida como jugador un tanto amarga. “No es como me hubiese gustado decir adiós, pero en la vida todo requiere de un sacrificio. Entiendo que mi ciclo como deportista ha podido terminar. Ahora lo que pretendo es seguir aportando cosas al balonmano, que es lo que mejor hago”, añade.

Hombrados aún no quiere hablar de nombres ni de posibles acompañantes en su candidatura. Porque, ante todo, recalca, se apoyará en los seguidores de este deporte: “El balonmano tiene una particularidad respecto a otros deportes: la gente que se dedica a él siente verdadera vocación, no piden nada a cambio. Hay que apoyarse en estas personas para hacer marca balonmano”.

Sobre la firma

J. L.

Es subdirector de América. Desde 2015 trabaja en la región, donde ha sido corresponsal en Colombia, cubriendo el proceso de paz; Venezuela y la Región Andina y, posteriormente, en México y Centroamérica. Previamente trabajó en las secciones de Deportes y Cierre del diario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS