Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frente a la crisis, un Barça supersónico

El equipo de Xavi Pascual mejora radicalmente su juego y arrolla (100-78) al Fenerbahçe

Navarro, en una entrada a canasta Ampliar foto
Navarro, en una entrada a canasta AFP

Inmerso en su peor crisis de los últimos años, resucitó el mejor Barça. Ante el exigente calendario que le citaba con el elenco impresionante del Fenerbahçe y le depara, mañana de nuevo en el Palau, al todavía más imponente Real Madrid, el Barça despegó como un cohete. Nada tuvo que ver con el equipo que pena en la Liga Endesa con siete derrotas, o al que también le pudo el CSKA de Moscú o al que batió su récord negativo de anotación en casa con sus 54 puntos ante el Obradoiro. Ante el Fenerbahçe, alcanzó el centenar y venció por 22 de diferencia: 100-78.

La transformación resulta fácil de explicar con los números en mano, pero no se entiende que, de un día para otro, un equipo rinda con tales picos de mediocridad y excelencia. Los detalles siempre son importantes y Xavi Pascual acertó de pleno al variar su quinteto titular y dar entrada a Sada. El marcaje a Bo McCalebb, el reputado base estadounidense-macedonio del equipo turco, se antojaba una de las claves del partido. Y si el Barça cuenta con un especialista defensivo entre sus jugadores exteriores, ése es Sada. Su implacable labor de zapa fue la primera piedra sobre la que construyó el Barcelona su abrumador triunfo.

Barça Regal, 100-Fenerbahçe, 78

Barcelona Regal: Sada (5), Navarro (14), Mickeal (12), Lorbek (12), Tomic (12) —cinco inicial—; Huertas (14), Jasikevicius (7), Ingles (3), Rabaseda (3), Jawai (10), Wallace (6) y Todorovic (2).

Fenerbahçe: McCalebb (2), Sato (15), Andersen (2), Bogdanovic (19) y Batiste (13) —cinco inicial—; Preldzic (9), Onan (5), Ermis (9) y Savas (4).

Parciales: 24-13; 30-22; 25-25 y 21-18.

Árbitros: Jovcic (Serbia), Viator (Francia) y Shulga (Ucrania). Sin eliminados.

4.693 espectadores en el Palau Blaugrana.

La receta de Pascual incluyó un inicio de manual, cargando sus acciones ofensivas sobre su juego interior. Tomic se fajó con el experimentado Batiste y se mantuvo en el notable nivel que le permite repetir dobles figuras de manera constante, 12 puntos y 11 rebotes en esta ocasión. Su compañero en el interior de la pintura, Lorbek, estuvo muchísimo más acertado que en partidos precedentes y ganó claramente su duelo con el exazulgrana David Andersen. El vendaval al que se vio sometido el Fenerbahçe prosiguió con el juego exterior, en el que Navarro y Jasikevicius se mostraron muy acertados y Marcelinho y Mickeal se apuntaron a la fiesta.

El ritmo fue totalmente del Barcelona. Navarro llevó por la calle de la amargura a Bogdanovic, a su vez uno de los pocos jugadores del equipo turco que le dieron algún quebradero de cabeza a la defensa azulgrana. El Barça dominó el rebote, con 16 capturas más que su rival, corrió al contraataque, acertó en los triples, con un 8 de 17, y no perdió en la relación de balones perdidos y robados respecto a su rival, como repetidamente sucedía en los últimos partidos.

El Barça se disparó muy pronto en el marcador (34-19), llegó dominar por 23 puntos (72-49) y Xavi Pascual hasta pudo permitirse el lujo de dosificar a algún jugador importante de cara al clásico contra el Real Madrid. La encrucijada ante el Fenerbahçe resultó el mejor reconstituyente para un Barcelona ansioso ahora por demostrar en la Liga Endesa su nivel de excelencia en la Euroliga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información