A CANASTA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Llull y Rudy, reyes de un espléndido derbi

Begic trata de coger el rebote ante English.
Begic trata de coger el rebote ante English. KOTE RODRIGO (EFE)

Fue divertido, emocionante a pesar de los desequilibrios en el marcador, tenso en algunos pasajes, como el que les valió dos técnicas seguidas a Pablo Laso y Felipe Reyes, y agradecido para el espectador, incluso para el neutral, que pudo disfrutar de lo lindo. El derbi entre el Estudiantes y el Madrid hizo justicia a los dos equipos más anotadores del campeonato. Ganó el Madrid (74-87) porque Pablo Laso administró con acierto la mayor calidad y recursos de su equipo, pero el Estudiantes replicó sin desmayo, aunque ciertamente con algunas lagunas, especialmente en el rebote.

El intercambio del primer tiempo, retratado con un 52-58, resultó uno de los pasajes de baloncesto más brillantes en lo que va de temporada. Gabriel se fajó con poderío frente a Mirotic bajo los aros y Rudy sudó tinta para frenar a English. Uno de los aciertos del Madrid, además de percutir sin pausa en ataque, fue su defensa sobre los dos jugadores de los que dependió mayormente el ataque estudiantil. En el primer tiempo, English anotó 14 puntos y Gabriel, 20. En el segundo, entre ambos totalizaron seis. El Estudiantes tiró de una zona de acoplamiento para enredar el ataque del Madrid, pero Llull se puso las botas con cinco triples, Rudy acabó entrando en el partido y entre Mirotic y Begic cerraron la función con réditos para un Madrid que cuenta por victorias todos sus partidos en la Liga Endesa.

El Barcelona Regal actuó por fin con la autoridad que se le presume en un partido lejos del Palau Blaugrana; no mucho ciertamente: apenas 13 kilómetros separan su feudo del Olímpico de Badalona. Tenía el partido en el bolsillo antes de dar inicio el último cuarto y cerró con un 63-78. Algo poco habitual esta temporada en la que el Barça suma derrotas en Vitoria, en Bilbao y en Valencia y una victoria muy sufrida en Fuenlabrada.

Otro acierto del Madrid fue frenar a Gabriel y English en la segunda parte

La Penya, sin acierto en el tiro exterior, con un paupérrimo 3 de 22 en los triples, acabó de perder pie de manera tremebunda en el tercer cuarto, en el que solo anotó dos puntos, la anotación más baja de un equipo en un cuarto esta temporada. El Barça defendió de libro y la Penya no pudo atacar peor, con varios jugadores clave como Quezada, Fisher y Gaffney atormentados por sus constantes pérdidas de balón. El equipo badalonés solo le dio guerra al Barcelona durante el segundo cuarto, a base de una presión y agresividad liderada por Trias y Tomàs que difícilmente podía prolongarse sino iba acompañada por un trabajo táctico más desequilibrante y un mayor acierto. El Barcelona explotó su catálogo de talentos a rachas, como en una carrera de relevos, con Navarro de entrada, Tomic, después, Jawai, un Wallace mucho más regular e inspirado que la pasada temporada, y de nuevo Navarro.

El Barcelona secó al Joventut, que en el tercer cuarto solo anotó dos puntos

Satoransky es un base checo de 21 años que juega en el Cajasol. De su espléndida actuación en Bilbao, con 18 puntos, dos rebotes, tres asistencias y protagonista de la jugada crucial con un dos más uno a falta de seis segundos para el final, se benefició su equipo, que logró su segunda victoria en la Liga Endesa (76-79). Desde la grada del Arena Bilbao le escrutaron dos ojeadores de la NBA, uno de Portland TrailBlazers y el otro de Los Ángeles Lakers.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS