Murphy ficha por el Deportivo

El habitual inventario de desastres deportivistas encontró el caldo de cultivo de un rival con dinamita

Valerón intenta centrar ante Godín.
Valerón intenta centrar ante Godín.J.J. Guillén (EFE)

No existen noticias de que sea uno de las aportaciones de Jorge Mendes, el agente de cabecera de Lendoiro, pero Murphy juega en el Deportivo y muestras su mejores habilidades: si algo puede salir mal, saldrá mal; si se identifican los errores y se incide en ellos para mitigarlos, continuarán produciéndose de manera pertinaz. En el equipo de Oltra la tostada siempre mancha la alfombra. Y pringa bastante porque además sobra mantequilla.

El habitual inventario de desastres deportivistas encontró el caldo de cultivo de un rival con dinamita, capaz de encontrar el gol en un saque de esquina o en uno de banda. El viernes pasado José Luis Oltra incidió especialmente durante el entrenamiento en recalcar a sus chicos como defender un córner. Por ahí llegó el gol de Diego Costa, que superó en el salto a un novato, Insúa. Es “lo entrenable”, que diría Joaquín Caparrós. Al Deportivo le penalizan las desatenciones, el Atlético vive en buena parte de ellas, se trabajó el error del rival, incidió en la bisoñez de alguno de sus futbolistas y le superó en “lo entrenable”, ese saque de banda, que según Benito Floro puede decidir partidos y que propició el tercer gol, en una acción que retrató a la zaga deportivista como un parvulario y a Falcao, que en su día estuvo con pie y medio en el cuadro de Riazor cuando jugaba en River Plate, como un fenómeno.

Murphy es ubicuo en el Deportivo, está atrás y delante, también se encarna en el gran Valerón, que remató al palo un balón que podía haber empatado el partido y que de regreso a campo coruñés se convirtió en el 2-0. Pudo ser el último partido del genio de Arguineguin en el único feudo en el que conoció el silbido y el reproche. Desde la grada del Frente Atlético todavía brotan las censuras. Hace doce años Valerón conoció un traumático descenso a Segunda con el Atlético, se marchó a Riazor, al equipo campeón de Liga. Eran otros tiempos. Entonces Murphy era del Atlético.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS