Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emery, fuera del Spartak

El técnico vasco será sustituido por Karpin, tras la contundente derrota ante el Dínamo de Moscú (1-5)

La eliminación europea, clave

Emery, durante un entrenamiento con el Spartak de Moscú.
Emery, durante un entrenamiento con el Spartak de Moscú. AFP

El técnico del Spartak Moscú, el español Unai Emery, fue despedido después de que su equipo fuese derrotado por el Dinamo Moscú (1-5). Su sustituto al frente del equipo moscovita será Valery Karpin, exjugador de, entre otros equipos, Celta, Real Sociedad y Valencia, y hasta ahora director deportivo del club. Karpin ya dirigió al equipo entre abril de 2009 y mayo del año pasado.

"Los propietarios del club han decidido que Unai Emery no entrenará más al Spartak. Informaremos a la brevedad sobre nuestros futuros pasos. Gracias" anunció el director del club, Valeri Karpin, que ahora asumirá la dirección del equipo. Emery, quien firmó contrato de dos años con el equipo moscovita (ahora en la sexta posición de la liga rusa) en junio pasado, no ha dejado de ser criticado por la prensa rusa tras varias derrotas consecutivas de su equipo.

El Spartak no pudo clasificarse para la Liga de Campeones al ser derrotado el pasado 20 de noviembre por el Barca (0-3) con un doblete del argentino Leo Messi. Además, desde el inicio del campeonato ruso el equipo más laureado fue derrotado por el Zenit (0-5), el CSKA (0-2) y el Lokomotiv (1-2) y eliminado de los octavos de final de la Liga rusa por el equipo Rostov.

Las críticas se agudizaron tras la derrota en el terreno del Anzhí de Majachkalá (2-1), líder de la liga rusa, lo que ha condenado al equipo moscovita al sexto puesto, a 10 puntos del primero. El Spartak, que fue semifinalista de la antigua Copa de Europa en los años 90, no gana el título de liga desde 2001, una eternidad para sus aficionados. Los expertos y los aficionados del equipo más laureado de Rusia critican al Spartak de Emery por ser demasiado previsible, incapaz de cambiar el ritmo de los partidos y de desfondarse en las segundas partes. Emery había llegado este verano al equipo moscovita de la mano de Karpin, gran conocedor del fútbol español.