Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Pulga está cachas

Messi no se pierde por lesión muscular un partido del Barcelona desde marzo de 2008

Messi trata de sortear a Brown en el partido de la Liga de Campeones contra el Celtic del pasado martes
Messi trata de sortear a Brown en el partido de la Liga de Campeones contra el Celtic del pasado martes EFE

Esta noche, en la calle del Payaso Fofó y con el Rayo Vallecano como rival, si no sucede nada extraño, Víctor Valdés será el portero del Barcelona y Messi saldrá de titular con el 10 por 13ª vez en lo que va de temporada: el futbolista argentino solo ha sido suplente en un partido, en Getafe, y es, junto al guardameta y Mascherano, baja por sanción, el que más minutos acumula en esta Liga.

Messi lo juega todo y no se lesiona nunca: su ultima ausencia por estar lastimado se remonta al 4 de marzo de 2008, con motivo de la visita del Celtic al Camp Nou (el conjunto escocés ha sido precisamente el último adversario del azulgrana). “Rotura del bíceps femoral del muslo izquierdo”, recuerda aquel parte médico, en el que se explica que es una recaída de la misma lesión que sufrió con el Valencia y le tuvo 35 días de baja, entre el 15 de diciembre de 2007 y el 19 de enero del año siguiente. Desde aquel encuentro contra el Celtic, Messi, que se perdió la final de la Copa de Europoa de 2006 por un problema muscular, no se ha vuelto a lesionar, salvo por cuestiones traumáticas.

La presencia de Messi en el once inicial es tan fiable como su capacidad para meter goles. Si curso tras curso ha mejorado sus datos estadísticos ante la portería, también su presencia en el equipo ha sido mayor desde que Pep Guardiola impuso sus métodos de trabajo en el Barça. Messi, “un portento físico, mucho más fuerte de lo que parece”, según los preparadores físicos, se rompía muscularmente con demasiada frecuencia en la etapa de Frank Rijkaard. “Eran otros tiempos”, reconocen en el club.

“Descansa bien, come bien, se entrena bien…”, dicen. “Me encanta la siesta”, aclara

En la primera campaña de la era Guardiola, las 2008-2009, Messi no pasó de jugar seis partidos seguidos como titular: estuvo activo en 51 de los 62, un 82%. A partir de ahí se disparó su presencia en la formación. Al curso siguiente, el 2009-2010, subió hasta el 89% (53 encuentros de 59) y llegó a disfrutar de 16 titularidades consecutivas. Mantuvo el porcentaje en la temporada 2010-2011 (89%, 55 partidos de 62) pese a que Ujfalusi, entonces en el Atlético, casi le destrozó un tobillo en el Calderón y estuvo de baja en los duelos contra el Sporting y el Athletic. Los números del curso 2011-2012 fueron tremendos: 93% en el campo, se perdió tres partidos por descanso y uno por sanción alargando en 19 su presencia en el equipo titular. En el actual solo ha sido suplente una vez y ha intervenido en 13 partidos de 13.

La continuidad de Messi responde a razones multifactoriales. No hay un plan especial diseñado para La Pulga. Dicen que es tan simple como marcar una manera específica de trabajar. “Una buena alimentación, descanso y ganar”, sostienen los veteranos. Quienes bien le conocen aseguran que el delantero se lesiona muy poco por su buenos hábitos: “Descansa bien, come bien, se entrena bien… Está contento”.

“Me encanta hacer la siesta”, ha reconocido él. “Se pasa la tarde tirado en el sofá. No hay manera de sacarle de casa”, se lamentó, medio en broma, Antonella, su pareja. “En un músculo como el suyo, el reposo es tan importante como el ejercicio”, advierten en el despacho de los preparadores físicos.

“Tiene un tren inferior espectacular”, añaden. “No le tumbas fácilmente”, explican sus compañeros

“Leo ha ido conociendo cada vez mejor su cuerpo y eso ayuda mucho. Es fundamental que él levante la mano y lo hace. Entonces, se le atiende y, si ha de descansar, descansa; si ha de recibir masaje, masaje… Lo que necesite, como todos. Pero haber aprendido a comunicar sus sensaciones, a conocerse como se conoce, ayuda mucho”, comenta gente de su confianza. “Es muy obediente y, si se le dice seis repeticiones, hace las seis. Le gusta trabajar”, añaden. “A Leo le encanta jugar y para hacerlo sabe que necesita estar bien”, reconocen en su entorno. “Comprendió que, si ponía de su parte, se lesionaba menos y jugaba más. Y, como nada le gusta más que jugar, cobró conciencia”, insisten. “Leo es más fuerte de lo que aparenta” sostienen en la ciudad deportiva del club. “Tiene un tren inferior espectacular”, añaden. “No le tumbas fácilmente”, explican sus compañeros.

Messi es pura explosividad. Tiene un músculo brutal, así que le vienen bien los ejercicios comunes de musculación en excéntrico (buscando la mejora de la fuerza en la fase de alargamiento muscular; la tensión que genera el músculo es menor a la resistencia externa) y, sobre todo, que se atienda a la inmediatez competitiva y se le cuide realmente a conciencia: “Cada tres días hay partido y él los quiere jugar todos. Para eso sabe que necesita sentirse fuerte”, cuentan.

En el caso de Messi existe un factor a tomar muy en consideración: “Es tremendamente explosivo y, consecuentemente, más propicio a tener lesiones musculares. Fibras rapidas que, al tener un punto de equilibrio tan bajo, le generan un desgaste energético que cuida de dos maneras: con el descanso y la competitividad. Es un ganador. No quiere ser el mejor. Quiere ganar”. A sus 26 años, La Pulga esta cachas.

Neymar, “a la carta”

L. M. , Barcelona

La memoria anual del Barcelona referente a 2012 especifica en la página 178, dedicada al capítulo sobre Capital Inmovilizado Intangible Deportivo, el pago por compromisos de compras a largo plazo por valor de 40 millones de euros. La entidad azulgrana ya ha pagado 10 millones en concepto de tal compromiso, que se referiría al fichaje de Neymar.

Aunque fuentes del club no quisieron vincular el pago con la incorporación del delantero brasileño, desde el Barça se asegura que el jugador del Santos está fichado y su incorporación se hará “a la carta”, en función de las conveniencias del entrenador y del equipo.

El plantel azulgrana viaja hoy mismo a Madrid para medirse al Rayo con la novedad de Alves, ya recuperado de su lesión, y la ausencia por sanción de Mascherano. A pesar de la presencia de Alves, el titular podría ser Montoya, que descansó ante el Celtic. El lateral azulgrana ha comunicado precisamente que la denuncia del taxista que le acusaba de haberle robado la cartera se archivó el día 23 por falta de “credibilidad”.

Tito Vilanova calificó la visita a Vallecas como “la más complicada de cuantas llevamos hasta ahora”: “El Rayo es un equipo muy atrevido, que te aprieta, no te deja salir con el balón ni te deja pensar. No van a esperarnos. Tienen un gran entrenador y la cancha es una de las más complicadas”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información