Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi se supera a sí mismo

La Pulga firma tres goles más, llega a los 59 y eleva su mejor registro en un año

Messi intenta marcharse de Bergantiños. Ampliar foto
Messi intenta marcharse de Bergantiños. EFE

El pacto entre Vilanova y Messi habla de una mirada; regresa el argentino de los compromisos de su selección, y las sensaciones mandan. Es así de fácil. Por eso, de vuelta, Vilanova y el 10 se vieron, el técnico le miró a la cara y supo lo que había: descubrió que el mejor jugador del mundo estaba listo para jugar. Seguramente, basta con verle sonreír. Leo nunca engaña, siempre fue así. Por eso, porque Messi regresó contento y pudo descansar, ayer jugó de titular y marcó tres goles que le permiten superarse a sí mismo. Tres goles que le llevan hasta los 59 en lo que va de año, uno más de los que firmó en 2010. Goles que vuelven a marcar las diferencias, porque le dieron la victoria a un Barcelona que encaja tanto como pega, goles que suman 12 más, hasta los 71 si se atiende a los que ha marcado con Argentina.

Leo Messi lleva ocho goles en los últimos tres partidos: los dos que le marcó al Real Madrid en Liga en el Camp Nou; los tres que firmó en los dos encuentros con Argentina valederos para la clasificación del Mundial 2014 y los tres de anoche en Riazor. “Leo aparece siempre”, recordó Alba. Y el argentino resumió: “No ha sido fácil. Todos llegábamos cansados tras los partidos de selección. Ha sido un resultado increíble y un partido extraño, que se ha complicado por la expulsión de Mascherano, pero lo hemos sacado adelante”, dijo Leo, que consideró “una anécdota” el hecho de haber logrado tres goles anoche. Al de Rosario le sobran razones para ser feliz, a la espera del nacimiento de su primer hijo, que debe llegar al mundo un día de estos. Será por eso que jugó en Riazor con una sintomática sonrisa en la cara. Se le ilumina el rostro y no parece que haya defensa que le pare cuando eso ocurre, juegue con quien juegue. Ayer lo hizo al lado de Villa, que reclama a gritos un sitio en las alineaciones titulares, y el joven Tello, futbolista que termina contrato con el Barcelona a final de temporada y no ha renovado todavía. Funcionó como un reloj la apuesta de Vilanova, que a diferencia de lo que ocurrió en Getafe, cuando dejó a Messi en el banco, ayer le mandó al campo.

En 15 ocasiones se ha llevado la pelota bajo el brazo, por las 14 que lo hizo el histórico cañonero César

Los goles de Messi permiten al argentino superarse a sí mismo, capaz de mejorar los números realizadores del curso 2010 sin despeinarse ni preocuparse: “Estadísticas, solo eso”, resumió ayer. Pero son números que le dejan a las puertas de ser mejor que Pelé, al menos en un año natural y bajo el prisma numérico. El mítico delantero brasileño, según advierten los expertos en estadísticas, cerró el año 1959 firmando 75 tantos, entre los 66 que totalizó con el Santos, su equipo, y los nueve acumulados con Brasil. Messi, que lleva 12 con Argentina, cuenta 59 goles desde que comenzó el año con el Barcelona, 43 de ellos en Liga, 11 en lo que va de curso, una cifra que a la espera de lo que haga hoy Falcao le coloca como pichichi.

Con los tres tantos firmados ayer, Messi ya es el jugador del Barça que ha marcado tres goles o más en más partidos de Liga. En 15 ocasiones se ha llevado la pelota bajo el brazo, por las 14 que lo hizo César Rodríguez, otro mito del Barça. “Ver cómo ha corrido Messi, las ganas que tienen los jugadores por seguir ganando, y Leo el primero, es lo que más valoro”, aseguró Vilanova, que lamentó haberse quedado otra vez con 10 jugadores sobre el campo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información