Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reconversión desfigura al Barça

Los azulgrana, con desajustes y sin chispa, igualan su segundo peor inicio desde 1975

Jawai, a la izquierda, intenta taponar el tiro de Rakovic, del Gescrap Bizkaia Ampliar foto
Jawai, a la izquierda, intenta taponar el tiro de Rakovic, del Gescrap Bizkaia EFE

Desde 1975 solo una vez empezó el Barcelona tan mal la Liga: dos derrotas. A la conmoción en el Palau producida por el triunfo (71-78) del Valladolid (último la pasada campaña, con apenas un millón y medio de euros de presupuesto y repescado porque los dos equipos que ascendían no pudieron hacer frente a las exigencias económicas de la ACB) le siguió otro revés en Bilbao, más ajustado (78-77), pero que también le dejó en evidencia. La temporada no ha hecho sino empezar, pero preocupan en el seno del club los malos resultados y las decepcionantes actuaciones del equipo, que también cayó en la final de la Supercopa española ante el Madrid (95-84).

Joan Creus, el director deportivo del Barcelona, ya lo avisó: “Es un equipo con cinco jugadores nuevos. Intentamos llevar a cabo una renovación. Necesitamos tiempo, que se adapten esos fichajes. Era un paso que teníamos que dar”. El Barça ha incorporado a dos pívots, Jawai (Kazan) y Tomic (Madrid), para relevar a Vázquez y Ndong; un ala-pívot de 20 años, Todorovic (Joventut); un alero de 19, Abrines (Unicaja), y el veterano base-escolta Jasikevicius (Panathinaikos).

La baja forma de muchos jugadores es manifiesta y ha causado pasajes desoladores

La baja forma de muchos jugadores es manifiesta y ha causado pasajes desoladores, como el tercer cuarto en el que el Valladolid les endosó un 6-22 o el desastroso 5 de 25 en triples y un pobre 62% en tiros libres en Bilbao. “Nos retaron al tiro exterior, pero es difícil ganar con esos porcentajes. Hemos trabajado muchísimo para tener poca recompensa en el ataque y en la defensa y cuando no tienes acierto es difícil ganar”, se lamentó el entrenador, Xavi Pascual.

Los desajustes en la plantilla se producen por muy diferentes causas. En Bilbao reapareció Navarro, que no jugaba desde la final olímpica, el 12 de agosto. Jawai impresionó en la Supercopa, pero apenas se le vio ante el Valladolid y falló los cuatro tiros libres que lanzó en Bilbao. La pareja que forma con Tomic no está dando los resultados apetecidos, sobre todo en la defensa. Los bases tampoco han logrado imponer el ritmo de juego más adecuado y, además, Marcelinho Huertas acumula un 0 de 9 en triples y Sada se lesionó tras solo cinco minutos de juego en Bilbao. El rendimiento de CJ Wallace ha sido muy pobre y solo discreto el de Mickeal y Rabaseda. “Ha faltado un poco más de concentración, especialmente en el tercer cuarto de estos dos partidos, y un poco más de dureza en la defensa. Yo me he visto bien, pero no puedo estar contento con mi juego si perdemos”, dice Tomic.

A todo esto, el Barça recibe hoy a Dallas Mavericks. “Sería espectacular ganar. Nos daría un empuje muy grande, pero hay que ser realistas. Tienen un gran equipo. Venimos de dos derrotas, es un momento delicado y buscaremos mejorar y darlo todo”, afirma Lorbek.

El Barça ya ha ganado a dos equipos de la NBA, Filadelfia Sixers (104-99) y Los Ángeles Lakers (92-88). El calendario no da tregua al equipo de Pascual. El viernes inicia la Euroliga contra el Brose, de Alemania, y el domingo recibe en la tercera jornada de la Liga Endesa al Murcia. Desde 1975, la única vez que había perdido los dos primeros partidos (ante el Alicante y el Canarias) fue en la temporada 2006-2007, cuando era dirigido por Dusko Ivanovic.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información