Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clamor soberanista en el minuto 17

El Camp Nou se cubrió de miles de 'estelades' en el minuto 17, mientras los aficionados gritaban 'in-inde-independència'

Aficionados del Barcelona, con 'estelades'
Aficionados del Barcelona, con 'estelades' EFE

El reloj marcaba el minuto 17 y el Camp Nou se cubrió de miles de estelades mientras los aficionados gritaban in-inde-independència con la histórica cadencia coreada por los soberanistas. Una gigantesca estelada se desplegó en la segunda gradería con la palabra independència. El Camp Nou fue un clamor y acató la idea de la Assamblea Nacional Catalana (ANC), promotora de la gigantesca manifestación de la Diada, para aprovechar el escaparate del clásico, visto en medio mundo, y reivindicar la independencia justamente en el minuto 17 con 14 segundos de las dos mitades, jugando con la fecha de 1714, en la que Cataluña perdió la Guerra de Sucesión.

En el calentamiento se colgó una pancarta en inglés con el lema Cataluña, nuevo Estado de Europa

El grito se repitió en el mismo minuto de la segunda mitad poco después de que Messi batiera a Casillas de falta. No fue la primera vez que se oyó: ya se escuchó en el calentamiento, cuando se colgó una pancarta, en inglés, con el lema Cataluña, nuevo Estado de Europa, el mismo del de la manifestación de la Diada. Ante la presencia del presidente de la Generalitat, Artur Mas, promotor del referéndum soberanista, el estadio formó antes del partido un gigantesco mosaico con 98.000 cartulinas que cubrió las tres graderías recreando las cuatro barras de la senyera y con la palabra Barça en azul. Los socios, por segunda vez, cantaron el himno a capella.

La directiva decidió organizar el mosaico para dejar constancia de que el Barça no es ajeno a la explosión soberanista que se vive en Cataluña desde la Diada. Pero fue con pies de plomo porque en la puesta en escena no figuraba la estrella independentista. Sandro Rosell, el presidente, ya deslizó hace días que el club se alinearía con la decisión de la mayoría después de que los socios corearan gritos soberanistas en el partido ante el Granada el 19 de septiembre, la víspera de que Mas se reuniese con Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, para exponerle el pacto fiscal, ya en vía muerta. Rosell inició su mandato con un perfil catalanista bajo para distanciarse de su antecesor, Joan Laporta, pero ha ido virando: primero acudió a la manifestación (su círculo íntimo le convenció) y en la asamblea de compromisarios se mostró a favor del derecho a decidir. Xavier Trias (CiU), el alcalde de Barcelona, presente en el palco, afirmó en el descanso que se sentía orgulloso del anuncio que el Camp Nou ofreció ayer al mundo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información