Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La denuncia pertenece al ámbito privado”

El presidente de la Federación de Natación elude hablar de la carta de 15 exnadadoras aunque ya recibió quejas en 2009

Gemma Mengual y Andrea Fuentes defienden a Tarrés

Ana Montero, Esther Jauma, Anna Vives y Gemma Mengual, hoy en Barcelona Ampliar foto
Ana Montero, Esther Jauma, Anna Vives y Gemma Mengual, hoy en Barcelona

El presidente de la Federación Española de Natación, Fernando Carpena, tomó asiento frente a una nube de fotógrafos, cámaras y periodistas, escudado por el nuevo equipo técnico que dirigirá las riendas de la natación sincronizada española, ese que tendrá como cabeza visible a la nueva seleccionadora, Esther Jaumà, y con una primera fila de butacas ocupada por el equipo nacional, ganador de dos medallas en los Juegos de Londres. Y tomó la palabra para evitar con un discurso inicial lo inevitable: el alud de preguntas sobre la extraña salida de Anna Tarrés, hasta ahora directora técnica y seleccionadora, y sobre la carta de 15 exnadadoras que se hizo pública ayer y en la que se denunciaba, supuestamente, el trato vejatorio por parte de Tarrés a las deportistas. Carpena pidió cautela y respeto “hacia aquello que afecta al ámbito privado de las personas”, en referencia a las quejas de un grupo de nadadoras y a la propia seleccionadora. “La Federación no se queda al margen, pero esta va a ser una cuestión interna. En el ámbito empresarial las cuestiones internas se resuelven en casa”, afirmó. Aunque, matizó, “los valores del deporte están por encima de todo”.

No me gusta todo este follón, este morbo no creo que sea bueno para este deporte".

Gemma Mengual

Su discurso, sin embargo, se movió entre circunloquios y vaguedades. No quiso concretar si conocía el posible trato vejatorio de Tarrés pues, aseveró, quienes firmaban la carta de denuncia estuvieron vinculadas a la Federación antes de su llegada, en 2008, y la ya famosa carta la conoció “ayer, a las doce de la noche”. Por ese motivo, pues, explicó, “no ha tenido incidencia alguna” en la decisión de no renovar el contrato de la seleccionadora, que es anterior. Sin embargo, concedió posteriormente, en 2009 tuvo conocimiento de hasta dos cartas con quejas similares. “Y entonces tomamos una decisión”. ¿Puede explicar qué decisión? “No”, respondió. “Hay ámbitos que pertenecen a la esfera de los individuos. Tenemos nuestra parte pública y la privada. Si alguien quiere sacar a la luz determinados asuntos es cosa suya, no mía”. Y esta vez quiso desmarcarse del asunto. “Que lo resuelvan los implicados. La Federación está al margen. Leí la carta. Esta Federación empieza en 2008 y casi todo se remonta al pasado. Lo desconozco”.

Carpena insistió, otra vez más, como hizo en el comunicado en el que explicó la salida de Tarrés, que esta se debía a “criterios absolutamente profesionales y de política deportiva”. Y no quiso ahondar en las razones concretas, a pesar de que había afirmado que con el nuevo equipo aspiraba a mejorar cosas que se estaban haciendo mal. “La no renovación no obedece a una razón puntual y concreta, es un cúmulo de razones que lo que me ha llevado a tomar una decisión. Me pasa hasta con la incorporación de un comercial en la Federación”, explicó. Y concedió: “A lo mejor es que los perfiles de algunas personas no encajan en mi proyecto, porque este es mi proyecto, y en cuatro año lo someteré a la asamblea. Pero no quiero dar más pistas, sino decir qué quiero de mi nuevo equipo”.

Nosotras queremos ganar y no que se nos tilde de ovejas que están bajo las órdenes de una dictadura".

Andrea Fuentes

Gemma Mengual, cara de la sincronizada junto a Tarrés y que asistirá al nuevo equipo técnico en las cuestiones artísticas cuando se requieran sus servicios, quiso aclarar que durante su estancia en el equipo nacional no vivió ni escuchó ninguna de las denuncias que ayer se hicieron públicas. “Yo he tenido una buena relación profesional y personal con Anna. Todo estos temas no tienen nada que ver con mi historia”, respondió. Y añadió su malestar: “No me gusta todo este follón, este morbo no creo que sea bueno para este deporte. No creo que sea elegante, ni que toque sacar mierda ahora. Hay un cambio y tenemos que quedarnos con lo bueno de la anterior generación”.

En la misma línea se expresó Andrea Fuentes, capitana del equipo nacional: “Han atacado nuestra dignidad como deportistas. Nos gustaría celebrar lo que hemos conseguido en Londres y no estar de duelo, que es la imagen que se da. Queremos dar un mensaje positivo: nosotras queremos ganar y no que se nos tilde de ovejas que están bajo las órdenes de una dictadura. Hemos venido voluntariamente a entrenarnos y hemos aceptado todo porque creemos que una medalla exige unos sacrificios. Entiendo que cada una tenga su experiencia personal, pero hace muchos años que estas personas [las exnadadoras que firman la carta] ya no están, muchas ni siquiera conocen a Anna y ni siquiera han estado en el equipo nacional”. Y añadió, con el rostro serio: “En 15 años de trabajo no vamos a pretender que esto sea un camino de rosas. Estamos en el deporte de elite y la elite no es para todos. Es duro, pero lo consentimos, y no con maltratadoras que nos lanzan al vacío”.

Más información