Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Era desesperante, no había huecos”

Del Bosque dice que la selección no tuvo bastante “llegada” pese a toparse con el partido “esperado” y Soldado resume: “Georgia nos daba el balón y se metían todos en su área”

Silva intenta regatear a su marcador
Silva intenta regatear a su marcador EFE

Entre el sofoco y el alivio, Vicente del Bosque resumió sobre el césped el sufrido partido que acababa de vivir España en Georgia. “Ellos se han cerrado muy bien. Nos imaginábamos este escenario de partido, era lo esperado, pero nos ha faltado un poco de llegada. Son tres puntos importantísimos. Si hubiésemos empatado hubiésemos dado un paso atrás”, resumió el seleccionador en una jornada especial para él. Fue su partido 64 en el banquillo de La Roja. El salmantino ya solo tiene a Kubala en el horizonte, con cuatro partidos más, para convertirse en el seleccionador con más partidos al frente de España.

En Tbilisi, la selección española protagonizó un asedio y el premio a la paciencia lo encontró Soldado a los 86 minutos de partido. “Ha sido una victoria muy trabajada. El rival nos daba el balón y se metían todos en su área. Hemos tenido pocas ocasiones para hacer gol, pero lo importante era meter alguna de las pocas que hemos tenido y afortunadamente lo hemos hecho al final”. El punta del Valencia regresaba a la selección tras el varapalo de quedarse fuera de la lista para la pasada Eurocopa y tuvo que zafarse con el batallón de defensas georgianos que convirtieron la frontal de su área en un fortín amurallado en el que era complicado encontrar un resquicio. “Era desesperante porque en el área rival estaba continuamente rodeado y no había sitio para moverse. Estaba un poco quemado después de la oportunidad que me había sacado el portero en la primera parte, pero tenía que moverme como pudiera para poder marcar. Al final el que la busca la consigue”, cerró el nueve, por primera vez titular en partido oficial en su sexto encuentro con La Roja.

Los de Del Bosque acapararon el balón una vez más y apenas tuvieron un par de sustos de los delanteros georgianos. Un 80% de posesión que no dio sus frutos hasta la recta final del encuentro. España necesitó hasta 20 remates para cantar gol; lo hizo en el último y gracias al segundo jugador que más lo intentó. A la tercera Soldado vio la red. Solo Silva, con cuatro remates, disparó más que él.

Pero el sofocón devino en fiesta y España estrenó optimista su camino hacia Brasil 2014 con una victoria enciclopédica. Fue el partido número 100 de España en fases de clasificación para mundiales —67 victorias, 22 empates y 11 derrotas—.

Para buscar la última derrota de España en estas fases hay que remontarse a 1993, cuando el combinado entrenado por Javier Clemente perdió frente a Dinamarca (1-0). Una trayectoria de récord con 23 victorias consecutivas en fases de clasificación de Eurocopas y Mundiales (19 de ellas con Del Bosque en el banquillo). Próxima parada: Bielorrusia, el 12 de octubre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información