Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En el club ya saben lo que me pasa”

Cristiano ha comunicado al Madrid que no se siente suficientemente valorado dentro del vestuario

Cristiano marca el segundo gol del Madrid.

Cristiano Ronaldo marcó dos goles, llegando así a la efeméride de los 150 tantos como blanco, aunque él eleve la cifra a 151 por ese gol de Anoeta que el árbitro le dio a Pepe. Luego, el delantero portugués se marchó al banquillo, dolorido en el basto de la pierna izquierda. Finalmente, acabó en el vestuario, con el partido aún en juego, sin celebrar el tercer tanto del Real Madrid, como tampoco antes los dos suyos.

“La gente sabe por qué no celebro los goles. No lo hago cuando estoy triste”, reveló al final del encuentro. Se dispararon entonces las preguntas. ¿Tenía un problema personal? ¿Se sentía agraviado por algo que hubiera ocurrido en el terreno de juego? ¿Cuál era el origen de ese estado de ánimo después de que su equipo hubiera logrado la primera victoria en la Liga y justo después de celebrar la Supercopa? “Es un motivo profesional”, contestó la estrella del equipo blanco. “La gente dentro del club ya sabe por qué estoy triste. No digo nada más”. El delantero solicitó el sábado hablar con la directiva para expresarle su malestar al no sentirse valorado en el vestuario, e incluso, según la cadena SER, poner sobre la mesa la posibilidad de un traspaso.

Cristiano organizó una especie de rueda de prensa improvisada. Cuando no estaba previsto que apareciera ante los medios de comunicación, se presentó con el gesto serio y la gorra ajustada y comenzó su discurso. “Estoy triste y no voy a decir más. No es que esté enfadado con nadie. El club ya lo sabe. Ahora voy a centrarme en Portugal”, comentó. Esta semana se concentrará con su selección. Curiosamente, en el mismo día que se quejó la estrella madridista también lo hizo su entrenador, muy crítico con el equipo.

El equipo tiene poca ambición, poco ritmo. No me gusta”

Mourinho

“No basta ganar, es importante pero no es suficiente”, dijo el entrenador blanco. “Hay que jugar mucho mejor de lo que hemos hecho”, añadió. “El equipo tiene poca ambición, poca intensidad, poco ritmo y no me gusta”, continuó. “Pienso que trabajamos tan poco tiempo durante una semana en comparación con muchas otras áreas donde la gente trabaja horas y horas que el tiempo que trabajamos tenemos que estar a tope y no basta ganar. No basta sacar los puntos, hay que hacerlo pero no es suficiente”.

Mourinho cree haber descubierto un déficit de motivación entre sus futbolistas. Antes de ganar la Supercopa, advirtió de que necesitaba valorar el perfil psicológico de su plantilla. Tras ganar ese título y el primer partido de Liga de la temporada, de las palabras del entrenador se deduce que piensa que sus futbolistas reaccionan de muy diferente manera según el reto al que se enfrenten. “He visto un equipo contra el Barcelona que jugó al límite desde el primer minuto, que ha hecho un partido que en el resto de ocasiones no ha hecho y son factores que aún tengo que descubrir y trabajar, porque me parece que la ambición no está a tope”, analizó al comparar el duelo de vuelta de la Supercopa y el que midió a los suyos con el Granada. “La temporada pasada, si podíamos meter cinco goles, no metíamos tres; y si marcábamos en los primeros 20 minutos queríamos el segundo antes del descanso. No puedo decir que el equipo jugó mal, porque no es verdad, pero yo quiero algo más. No estoy contento, el equipo tiene que jugar más y trabajar más”, advirtió.

Los jugadores tienen que trabajar más, que jugar más. No estoy contento”

En una semana dedicada a los compromisos de las selecciones, el Madrid se queda en blanco. Mourinho, que ha incorporado a Essien y Modric, seguirá evaluando la capacidad de su plantilla. “Tenemos 20 jugadores de campo y tres porteros”, dijo. “Nadie es un peso, todos son opciones porque la plantilla es pequeña, es corta en números y ni Kaká ni nadie son un peso para el equipo”.

Kaká: “Cristiano Ronaldo tiene todo el apoyo del vestuario”

Cristiano no está solo. O, al menos, así lo aseguró uno de sus compañeros, Kaká, que durante un acto comercial quiso brindar su apoyo al portugués. "Es un jugador fundamental para nosotros. Que sepa que tiene el apoyo de los jugadores y del vestuario para lo que quiera. Es un jugador fundamental y tiene que estar feliz. El grupo seguramente está con él en lo que necesite", señaló el brasileño en la presentación de sus nuevas botas. 

Kaká, que finalmente se ha quedado en la disciplina del equipo blanco pese a que José Mourinho no cuenta con él, indicó sobre su situación personal: "Sé que voy a tener mi oportunidad. Estoy empezando una nueva etapa en el Real Madrid. Mi parte es trabajar sin parar. Hoy es mi día libre y voy a entrenarme dos veces".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información