Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Liga en barbecho

Los clubes españoles han invertido 116 millones en fichajes, la cifra más baja de los últimos años y que le sitúa a la cola de los grandes campeonatos europeos

Modric recibe instrucciones de Mourinho el día de su debut. Ampliar foto
Modric recibe instrucciones de Mourinho el día de su debut. EFE

Absorbidos por la galopante recesión económica que asfixia al país y los 752 millones de euros que adeudan a Hacienda, los clubes de la Liga han sellado a cal y canto sus cajas fuertes, copadas hoy día de telarañas y desvencijadas por la falta de liquidez, traducida en el curso que se avecina en una camisa de fuerza opresiva que concede un margen de maniobra mínimo a los equipos a la hora de sacar el talonario. Su objetivo ahora no es otro que el de aligerar nóminas y sanear las cuentas. Vender antes que incorporar jugadores. Recurrir a la fórmula de la cesión en muchas ocasiones. Las cifras, por eso, son elocuentes. Los clubes de Primera División han efectuado un desembolso en fichajes de 116 millones. Una cifra muy inferior a las inversiones materializadas años atrás. Una décima parte de lo que gastaban hace un lustro. Por el contrario, han recaudado por traspasos 153 millones.

La temporada pasada, los equipos llevaron a cabo una inversión de 330 millones, salpicada por algunos fichajes de relumbrón como Alexis (26) o Cesc (34) en el Barça; Coentrão (30) en el Real Madrid; Falcao (40) en el Atlético; y Cazorla (20), ahora ya en el Arsenal, hastiado de los impagos en el Málaga. Menor fue el gasto en la 2010-2011, cuando la cifra ascendió a 220 millones, menos de la mitad de los 470 abonados un año antes, en la 2009-2010, agitado el mercado por el multimillonario aterrizaje de Cristiano Ronaldo (94), Kaká (66) e Ibrahimovic (45 millones y el trasvase de Eto’o al Inter de Milán, cifrado en 20 más). Aún más desorbitada fue la cantidad de la 2007-2008, en la que desembolsaron un astronómico registro de 540 millones, aún superior a los 450 de la 2001-2002, marcada por el desembarco de Zinedine Zidane (76) en Chamartín.

Los equipos han invertido una décima parte de lo que gastaron en 2007, cuando desembolsaron 540 millones

Ahora, con la soga deficitaria al cuello, la pasarela de estrellas ha apagado los focos y los clubes españoles han optado por recoger la billetera. La crisis es el origen de todo. Incide también, en algunos casos, la nueva normativa de la UEFA, el denominado financial fair play (juego limpio financiero) que impedirá participar en Europa a aquellos equipos que acumulen una deuda superior a los 45 millones durante los próximos tres años. Un yugo que amenaza al Málaga. Gobernado por el jeque catarí Abdullah Bin Nasser Al Thani, efectuó el pasado año una inversión de más de 200 millones, 60 de ellos en contrataciones. Ahora debe dinero a su plantilla y empleados, ha sido denunciado por otros clubes por impagos y busca comprador. Para amortiguar el golpe ha tenido que deshacerse de su jugador franquicia, Cazorla, y de Rondón. Entre ambos han reportado 25 millones a las arcas del club, que desea recaudar más dinero por traspasos. La puerta de entrada, a coste cero, la ha abierto para Saviola y Santa Cruz, entre otros.

Song, durante su presentación con el Barça.
Song, durante su presentación con el Barça. EFE

El Madrid, que tras recibir un buen pellizco con la salidas de Gago y Canales al Valencia, por 9 y 11 millones respectivamente, y la de Altintop al Galatasaray (3,5), reforzó su línea de creación con Luka Modric y la cesión in extremis de Essien. El del croata, un fichaje cocido a fuego lento, ha sido el más rimbombante del mercado estival español. El Tottenham percibió 35 millones –más siete por objetivos– por el croata. El Barça, igualmente contenido con respecto a otras campañas, ha reclutado a Jordi Alba (15) y Song (19), llamado a dar tregua a Busquets y aportar musculatura. El Valencia, a rueda, ha sido el tercer equipo más activo, si bien es cierto apenas se ha rascado el bolsillo. Ha gastado 26 millones, pero ha ingresado 24 por la marcha de efectivos. Una gestión similar a la del Sevilla, cuyo balance es positivo gracias a los 10 millones derivados de las ventas, por los 9 empleados para alistar a Diego López, Kondogbia y Cicinho. Más austero, el Atlético solo extendió un cheque de un millón al Getafe por Cata. Emre y El Cebolla Rodríguez llegaron al Calderón libres. Un sistema empleado por la mayoría de equipos este verano. Osasuna, Espanyol, Rayo, Deportivo o Valladolid no se han gastado un solo centavo, acordes todos ellos a un mercado en barbecho, mientras que el Betis apenasha desembolsado 2.3 millones por Igiebor y Perquis.

En Francia, un territorio habitualmente comedido, la apuesta del PSG ha sido estratosférica: 140 millones

Nada que ver con el resto de las ligas europeas. En Francia, un territorio habitualmente comedido, la apuesta del PSG ha sido estratosférica. Un total de 140 millones han invertido los jeques en Thiago Silva (42), Lucas Moura, Lavezzi (26) Verratti (10) e Ibrahimovic (22). Con una ficha de 14,5 millones al año, el sueco es ahora el futbolista mejor pagado de Europa, tercero del mundo solo por detrás de Eto’o (20) y Drogba (15). Para paliar el adiós del marfileño y continuar su lavado de cara, el Chelsea ha confeccionado un tridente de futuro con Hazard (35), Óscar (28) y Marin (8). Movió pieza el Manchester United en su intento por reconquistar la corona de la Premier y firmó a Van Persie (29) y Kagawa (14). No se altera su vecino, el campeón, el Manchester City, que solo ha atado a Rodwell (15) y Sinclair (8). Intranquilo por la ausencia de cetros, el Arsenal ha apostado fuerte por Cazorla (16), Giroud (14) y Podolski (14).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información