Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

Una contrarreloj muy electoral

Menos Froome, todos ganan: Kessiakoff se lleva la etapa, ‘Purito’ sigue líder por 1s, Contador responde y Valverde continúa en la partida

Contador, durante la contrarreloj Ampliar foto
Contador, durante la contrarreloj AFP

¿Quién ganó? Había tantas justas en liza que se multiplicaban los ganadores como en cualquier jornada electoral que se precie. El resultado oficial glorificó a Kessiakoff, que, a pesar de su apellido, es sueco, criado en la mountain bike y que, por humilde, tiene un nombre sencillo: Fredrik Carl Wilheim. Y ganó porque fue el más poderoso en la subida al monte Castrove y en el descenso.

Pero, ¿quién ganó realmente mirando al futuro? Ganó Purito Rodríguez porque, increíblemente, mantuvo el jersey rojo de líder cuando parecía condenado a cambiar de color. Fue por un segundo, quizá por unas centésimas, una defensa con los dientes de un maillot que adora y que parece que tiene pegado al cuerpo. Un triunfo global por el mérito de no cebarse ni con el éxito ni con la desgracia, de medir el ansia sin dormir el corazón. Ganó Purito porque supo vigilar de lejos al gran caudillo, Alberto Contador, que marcó diferencias casi desde el cajón de salida. Ganó Purito porque salía perdido y encontró muy pronto el camino: perdió 39 segundos a pie del puerto, 54 en el alto y 59 en la meta.

Clasificaciones

11ª etapa

1. Fredrik Kessiakoff (SWE-Astana) 52m 36s

2. Alberto Contador (ESP-Saxo Bank) a 17s

3. Christopher Froome (GBR-Sky) a 39s

4. Alejandro Valverde (ESP-Movistar) a 1m 08s

5. Benat Intxausti (ESP-Movistar) a 1m 09s

6. Richie Porte (AUS-Sky) a 1m 15s

7. Joaquim Rodríguez (ESP-Katusha) a 1m 16s

8. Cameron Meyer (AUS-GreenEdge) a 1m 17s

9. Andrew Talansky (USA-Garmin) a 1m 24s

10. Jonathan Castroviejo (ESP-Movistar) a 1m 34s

General

1. Joaquim Rodríguez (ESP-Katusha) 40h 26m 15s

2. Alberto Contador (ESP-Saxo Bank) a 01s

3. Christopher Froome (GBR-Sky) a 16s

4. Alejandro Valverde (ESP-Movistar) a 59s

5. Robert Gesink (HOL-Rabobank) a 2m 27s

6. Daniel Moreno (ESP-Katusha) a 2m 54s

7. Nicolas Roche (IRL-AG2R) a 3m 39s

8. Andrew Talansky (USA-Garmin) a 4m 08s

9. Laurens Ten Dam (HOL-Rabobank) a 4m 22s

10. Bauke Mollema (HOL-Rabobank) a 5m 10s

Ganó Contador porque la jerarquía se demuestra andando. Y vaya si anduvo el de Pinto… Salió como un rayo, como si le persiguiese un doberman hambriento; con su cimbreo habitual, con su control de la situación. De hecho, fue el más veloz en llano (si es que había algún llano y no se trataba de falsos llanos), por delante incluso de Kessiakoff. En el alto cedió cuatro segundos, pero sabía que, por detrás, Froome sufría, quizá cegado por las referencias sobre la distancia respecto a su rival. Contador, incluso con las piernas sin la competición necesaria, respondió a los galones con una contrarreloj poderosa y regular en busca de todos los triunfos, el de la etapa y el del liderato.

Ganó Valverde porque, siendo el cuarto de la cuadrilla, salió de Pontevedra a menos de un minuto del líder. Ahora le duele más que nunca la caída en Valdezcaray, la del abanico, la del lío con el Sky, en la que perdió más de 50 segundos. Valverde, con sus adversarios por detrás, miró hacia adelante y salió vivo y coleando de una crono que le apetecía y que le deja dentro de la partida de mus, de poker, de ajedrez en la que los cuatro andan metidos.

Perdió Froome, aunque fue tercero. Perdió psicológicamente porque volvió a ser batido por Contador, aunque la distancia a la que queda en la clasificación general es mínima (16 segundos) con la retahíla de puertos que quedan por subir, por sufrir. A Froome le venció la ansiedad: calculó mal el trazado, subió a tirones y acabó perdiendo hasta la seguridad, la habilidad, bordeando el accidente en un par de curvas. Circuló a disgusto, aunque su fuerza natural y su clase le permitieron no traducir en muchos segundos la diferencia anímica, técnica y moral. El daño fue escaso, pero el dolor más intenso.

Y todo quedó en un segundo. Una especie de fotofinish, de precisión suiza, un tictac que permitió a Purito salir con el maillot rojo de Pontevedra. Así está la Vuelta, una especie de noria en la que los candidatos acaban en el mismo sitio, casi a la misma distancia, alternando los puestos como en el juego de las sillas, pero todos sentados. A este paso, el paseo por la Castellana en Madrid va a ser un lugar de batalla más que un desfile victorioso. Sin pamplinas.

1ª etapa: Castroviejo, oreja y rabo

2ª etapa: El chupinazo alemán

3ª etapa: El contador se pone en marcha

4ª etapa: Un abanico tormentoso

5ª etapa: El indomable Degenkolb

6ª etapa: Froome le tira el guante a Contador

7ª etapa: Degenkolb, coleccionista de víctimas

8ª etapa: Supersónico Valverde

9ª etapa: Purito asalta Montjuïc

10ª etapa: Pensando en el tictac

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información