Conexión argentina y nada más

Di María e Higuaín vuelven a protagonizar la jugada del gol del Madrid, insuficiente ante la reacción del Getafe

Higuaín, durante un lance del partido.
Higuaín, durante un lance del partido.luis sevillano

No jugaron la Eurocopa. No tuvieron compromisos internacionales veraniegos más allá que los de las vacaciones. Benditos compromisos. Mientras Pepe, Cristiano, Khedira, Özil, Benzema, Arbeloa, Casillas, Sergio Ramos y compañía peleaban en Polonia y Ucrania por el título europeo y volaban de aquí para allá, Ángel Di María y Gonzalo Higuaín disfrutaban de su tierra, Argentina, aunque al otro lado del charco no fuera verano, sino invierno.

El 16 de julio allí estaban de nuevo, en Valdebebas, a las órdenes de José Mourinho mientras el resto de sus compañeros internacionales todavía estaban de vacaciones, desperdigados por aquí y por allí. El resultado fue que cuando el Madrid aterrizó en Los Ángeles, el 28 de ese mes, para su habitual gira norteamericana, El Fideo y El Pipa ya llevaban 12 días de entrenamientos en las piernas.

Una pequeña gran ventaja que se está viendo en este comienzo de la Liga. La conexión argentina funciona en el Madrid. Y bien. Pero lo cierto es que es lo único que funciona en el equipo blanco. Eso se vio en el estadio Santiago Bernabéu, el domingo pasado, frente al Valencia (empate: 1-1), y se volvió a ver ayer en el Coliséum Alfonso Pérez, cuyas gradas estaban casi vacías, del Getafe (derrota por 2-1).

El Pipa ha marcado los dos tantos blancos en la Liga a pase de El Fideo

Di María asistió de nuevo al Pipita Higuaín en la jugada en la que el Madrid consiguió adelantarse en el marcador. Un pase raso esta vez, pegadito a la hierba, desde el centro. Mucho más fácil de controlar que el del domingo pasado en el Bernabéu, que el punta recibió de espaldas.

Dos goles lleva el Madrid en este campeonato, los dos de Higuaín y los dos a pase de Di María. Pero es poco sustento para los blancos, que, de momento, han dejado de ser ese equipo arrollador que decía cuándo y cómo ganar los partidos.

Ambos tuvieron en la pretemporada la ventaja de no haber jugado la Eurocopa

Si la conexión Di María-Higuaín se ha convertido en la tónica habitual, también lo es que a los de José Mourinho les empaten a balón parado en el primer tiro a puerta. Fue así el domingo pasado ante el Valencia y volvió a ser así ayer frente al Getafe. Esta vez fue Valera quien se coló entre la defensa madridista para rematar una falta lateral. Lo único que cambió es que, en vez de Coentrão, quien estaba allí era Marcelo.

Era el minuto 53. En él fue cuando Mourinho prescindió de Lass, como ya hizo contra el Valencia, para buscar con Benzema superioridad en el campo del Getafe. Pero no la encontró. El Valencia fue incapaz de castigar al Madrid, pero sí lo consiguió el Getafe. Con una contra rapidísima que pilló a Albiol con dos marchas menos. Insistieron de nuevo los jugadores de Luis García, que pudieron incluso marcar el tercer gol.

“Los jugadores del Madrid son unas bestias”, confesó anteayer el técnico azulón en una entrevista concedida a este periódico. Pero las bestias fueron ayer los suyos. Y eso que el Madrid acabó con cinco jugadores de ataque: Higuaín, Benzema, Özil, Morata y Callejón. Sirvió de poco: un punto en dos partidos es lo que suma el equipo de Mourinho, que, para empezar, se ve ya a cinco del Barcelona de Tito Vilanova, que ha goleado a la Real Sociedad en casa y vencido a Osasuna fuera.

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS