Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cinco ‘pecados’ de Armstrong

La USADA, basándose en "más de 12 testimonios", le acusa de consumir y distribuir EPO, testosterona, corticoides y agentes enmascaradores

Armstrong, en 2010
Armstrong, en 2010 REUTERS

La USADA ha emitido esta tarde un comunicado en el que anuncia que “como resultado de la sanción de Armstrong”, está obligada, “bajo las normas aplicables”, a desposeerle de todos sus títulos posteriores al 1 de agosto de 1998 y suspender su participación en cualquier competición futura. “Eligió [no responder] conociendo que estas sanciones tendrían efecto inmediato”, argumenta la USADA, que asegura que el ciclista tejano poseyó y utilizó y/o intentó utilizar “sustancias prohibidas y/o métodos prohibidos, incluyendo EPO, transfusiones sanguíneas, testosterona, corticosteroides y agentes enmascaradores”. Además, el organismo acusa al ciclista de poseer “equipamiento [para realizar transfusiones sanguíneas], como agujas, bolsas con sangre, recipientes y otro material de transfusión y material para la medición de los parámetros sanguíneos”; de haber traficado con “EPO, testosterona y corticosteroides” y de haber administrado y/o intentado administrar “a otros” EPO, testosterona y cortisona.

Las acusaciones contra Armstrong

1) Utilizar y/o intentar utilizar sustancias prohibidas y/o métodos prohibidos, incluyendo EPO, transfusiones sanguíneas, testosterona, corticosteroides y agentes enmascaradores.

2) Poseer sustancias prohibidas y/o métodos prohibidos, incluyendo EPO, transfusiones sanguíneas y equipamiento para ello (como agujas, bolsas con sangre, recipientes y otro material de transfusión y material para la medición de los parámetros sanguíneos), testosterona, corticosteroides y agentes enmascaradores.

3) Traficar con EPO, testosterona y corticosteroides.

4) Administrar y/o intentar administrar a otros EPO, testosterona y cortisona.

5) Asistir, alentar, ayudar, instar, encubrir o ser cómplice de alguna otra forma en la violación de una o varias normas anti-dopaje y/o intentar violar normas anti-dopaje.

La agencia antidopaje estadounidense recuerda que Armstrong dispuso hasta la medianoche del jueves para presentar alegaciones a estas acusaciones. “Sin embargo, cuando se le dio la oportunidad de rebatir las pruebas contra él, y con pleno conocimiento de las consecuencias, Armstrong eligió no discutir el hecho de que tomó parte en conductas dopantes desde al menos el 1 de agosto de 1998, y que participó en una trama para encubrir sus acciones”. La USADA insiste en que, “de haber discutido las acusaciones, se hubiesen presentado todas las pruebas en procedimiento abierto en el que podría haber tomado parte”.

Según la USADA, “más de una docena” de testigos estaban dispuestos a declarar y testificar a propósito de su experiencia “de primera mano y/o el conocimiento de la actividad dopante” en el equipo US Postal, para el que Armstrong corrió cuando ganó seis de sus siete Tours de Francia (hasta 2004). “Armstrong fue invitado a reunirse con la USADA y ser sincero acerca del tiempo que pasó en el US Postal, pero lo rechazó”, dice el comunicado.

“Nadie gana cuando un atleta decide hacer trampa con sustancias peligrosas que mejoran el rendimiento, pero los atletas limpios, a todos los niveles, esperan que les representemos persiguiendo la verdad, para asegurar que la cultura del ganar a toda costa no vence permanentemente a la competición justa y honesta”, dijo el director de la USADA, Travis Tygart. “Nuestro mandato consiste en iniciar en dar inicio al caso mediante un proceso y seguirlo hasta llegar a una conclusión”, cerró Tygart.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información