Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medalla de bronce para las sirenas

El equipo de natación sincronizada acaba tercero y prolonga el idilio con las preseas

El equipo español, durante el ejercicio final. Ampliar foto
El equipo español, durante el ejercicio final. Getty

Miraban de lado a lado, sin saber muy bien qué estaba pasando, unos segundos que ponían más nervios al ya de por sí tenso momento de espera hasta saber la puntuación que les daban los jueces. Vestidas de plata, de los pies hasta la cabeza, las sirenas aguardaban veredicto. El Centro Acuático atronaba “¡España!, ¡España!”, mientras Andrea Fuentes instaba a seguir dando palmas, como si no pasara nada. Finalmente, aparecieron los números: 96,920.

Virtualmente en el podio: el duodécimo metal de un medallero bañado en agua sobremanera. Quedaba todavía por saber el color de la presea, incógnita que despejaron las chinas tras su ejercicio (97,010): bronce. Así, no renuevan la medalla de plata obtenida en Pekín, pero sí que extienden una ligazón con los metales olímpicos.

Después de llegar a la final con la tercera mejor puntuación (96,200), por detrás de China (97,000) y de las inalcanzables rusas (98,100), que llevan maravillando a los jueces desde los Juegos de Sidney hace 12 años, las chicas de Ana Tarrés completaron un buen ejercicio final en el que llegaron a volar, pero en el que también fallaron en la acrobacia. Resultado: un bronce, otra medalla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información