Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicolás García se queda con la plata

El canario no pudo superar al argentino Sebastián Crismanich (0-1) y suma un nuevo metal plateado en -80 kg

Nicolas Garcia lanza una patada ante Crismanich durante la final.
Nicolas Garcia lanza una patada ante Crismanich durante la final. AFP

Nicolás García, de 24 años, no pudo sumar el segundo oro para la delegación española de taekwondo al caer en la final ante el argentino Sebastián Crismanich (0-1). El canario matuvo el marcador a cero los dos primeros asaltos, pero una patada del argentino a falta de 20 segundos para la conclusión del tercero fue suficiente para desnivelar la pelea. Con la plata de Nicolás García ya son tres los metales conseguidos por los taekwondistas españoles tras la plata también de Brigitte Yagüe en -49 y el oro de Joel González en -58 en la jornada de ayer.

El canario llegó a la final tras imponerse al italiano Mauro Sarmiento en semifinales por 1-2. El taekwondista tuvo el combate controlado hasta que, a falta de 10 segundos de la conclusión del tercer asalto, el italiano conectó una patada en su chaleco que igualaba la contienda. Sin embargo, el español reaccionó de inmediato y pudo sumar un nuevo punto al conectar otra patada en la protección del italiano, justo cuando quedaba un segundo para el final.

Ante de la semifinal el canario tuvo que enfrentarse a Lutalo Muhammad, campeón de Europa este mismo año, y venció por 7-3 en el que fue su segundo combate del día. Durante el primer y el segundo tiempo reinó la igualdad: solo subieron dos puntos al marcador, uno para cada oponente, por sendas sanciones. En el asalto definitivo, el inglés arrancó fuerte, pero fue Nicolás quien rompió la igualada con una patada en la cabeza (4-1). El español consiguió defenderse de las patadas altas de su rival y se clasificó para la semifinal.

El sorteo deparó que, esta mañana, Nicolás haya tenido que bailar con una de las más feas del torneo en su primer combate: el iraní Yousef Karami, dos veces campeón del mundo (2003 y 2011) y bronce en los Juegos de Atenas 2004. El español ganó 8-2, aunque empezó perdiendo 0-1. En el segundo tiempo, Nicolás se puso las pilas: primero empató y después alcanzó a su rival en la cabeza, lo que significó que tres nuevos puntos subieran al marcador. Repitió la técnica en el tercer asalto y se colocó 8-1 arriba. Con el tiempo casi cumplido, Karami no pudo hacer nada más. Más o menos la misma tónica que ante el británico.

El canario, quinto en el ránking de su categoría, se entrena en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid y compagina el taekwondo con sus estudios de arquitectura. Con 17 años, fue campeón de Europa junior y este año ya se ha colgado dos bronces: uno en el Europeo de Manchester y otro en el preolímpico de Kazán, que le permitió ser uno de los tres representantes españoles en Londres.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.