Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El maratón o la maldición keniana

La etíope Gelana fulmina la estrategia de sus vecinas, que no han ganado nunca en unos Juegos, y acaba con el récord olímpico en una mañana muy londinense

Gelana cruza en primer lugar la meta.
Gelana cruza en primer lugar la meta. AP

Londres no sería Londres sin la lluvia que despidió al centenar de maratonianas que salieron de The Mall, muy cerca del Palacio de Buckingham, y las mojó durante buena parte de los 42,195 kilómetros de sufrimiento a través del parque, junto al río, por calles estrechas, frente a la catedral de St. Paul, la torre de Londres y el Big Ben.

Pero la temperatura era buena y el sol salía a ratos, así que las corredoras no se vieron privadas del aliento del público ni de las coloridas banderas. Con lluvia otra vez llegó la campeona, la etíope Tiki Gelana, que tras un último hachazo a poco más de un kilómetro de la meta, se llevó el oro y el récord olímpico (2h 23m 07s).

Clasificación final

1. Tiki Gelana (ETH) 2:23:07.

2. Priscah Jeptoo (KEN) 2:23:12.

3. Tatyana Petrova (RUS) 2:23:29.

...//...

26.ALESSANDRA AGUILAR (ESP) 2:29:19.

61.MARÍA ELENA ESPESO (ESP) 2:36:12.

97.VANESSA VEIGA (ESP) 2:46:53.

Un pie maltrecho había dejado a Paula Radcliffe, heroína local y plusmarquista mundial, sin Juegos, así que muchos anhelaban un duelo Etiopía-Kenia, el mismo que se repite año tras año en todas las pruebas de fondo. Y algunos pensaban que serían las kenianas, las tres mismas atletas que ganaron el verano pasado las tres medallas del Mundial, quienes impusieran su ley en las calles de Londres. Pero su estrategia se resquebrajó sin remedio a partir del kilómetro 30, cuando se descolgó Kiplagat, que entró en la meta andando y en 20ª posición, algo impropio de una campeona mundial como ella, y quedó completamente fulminada en el último kilómetro.

La destartalada Jeptoo, la misma que se preocupaba de que la líder Keitany bebiera cuando tocaba, acabó segunda, la misma plata que en el Mundial. Pero la pequeña Keitany, bronce entonces, solo pudo ser cuarta, superada al final por la rusa Petrova. Kenia no ha ganado nunca el maratón olímpico femenino, que se celebra desde Los Ángeles 1984.

Para Etiopía, la de Gelana, que tiene 24 años y es sobrina del campeón en Sidney, es su segunda victoria, 16 años después de que lo hiciera Fatuma Roba en Atlanta 96.

El segundo oro para Etiopía llega 16 años después del de Fatuma Roba , que lo logró en Atlanta 96

El maratón es algo más que el duelo entre los dos países africanos. Es una fiesta multicolor y multirracial llena de sorpresas. Como la actuación de las portuguesas, las tres entre las 21ª primeras, Augusto en una magnífica séptima posición. O esa chica diminuta de aspecto andino y brackets que entró en meta justo antes de Alessandra Aguilar. Es peruana y su nombre es Inés Melchor. Ayer fue la primera latinoamericana, 25ª, y batió el récord de su país (2h 28m 54s) en el segundo maratón de su vida. Sus padres se instalaron en Huancayo huyendo del terrorismo. “Nos entrenamos a 3.200m sobre el nivel del mar, unos 240 kilómetros a la semana. Es a lo que nos hemos acostumbrado y hemos mejorado bastante con el profesor Kim, que es coreano”, decía contenta por el resultado.

“La lluvia te carga más los músculos”, dijo Aguilar, la primera de las españolas (26ª)

Aguilar (26ª, 2h 29m 19s) también parecía feliz. “Ha sido durísimo porque había mucho nivel y el recorrido era muy exigente y peligroso en algunos tramos porque algunas calles se estrechaban mucho. Además, la lluvia te carga más los músculos. Pero me he sentido muy bien y he podido remontar bastantes puestos al final”, resumió. Por detrás de ella llegaron, muy lejos, las otras dos españolas: María José Espeso (61ª) y Vanessa Veiga (97ª). Poco después, dejó de llover.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.