Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUEGOS OLÍMPICOS

Ni Ucrania es Rusia ni Gales, Inglaterra

A un día de la inauguración de los Juegos, Londres hierve. Hay despistes, anécdotas y carteristas rumbo a la capital británica

Pau Gasol, durante una conferencia de prensa en Londres. El pívot español, que será el abanderado, tuvo problemas con su acreditación. Ampliar foto
Pau Gasol, durante una conferencia de prensa en Londres. El pívot español, que será el abanderado, tuvo problemas con su acreditación. REUTERS

A un día de que comiencen los Juegos, Londres es un hervidero de atletas, aficionados y visitantes, y entre tanto trasiego, siempre hay quien se olvida de la acreditación, quien confunde territorios por la tensión del momento y quien aprovecha el barullo para pescar en río revuelto. Un grupo de carteristas de los que operan en Barcelona ha anunciado a la televisión pública británica, la BBC, que viajará a Londres a cometer fechorías. Y ya se sabe que los carteristas en Barcelona son especialmente hábiles y temidos.

“En un segundo te arruinamos tus vacaciones”, dice un grupo de carteristas, que viajarán a Londres, en un reportaje de la BBC

Lo sabe también el reportero que ha hablado con ellos. “Barcelona es uno de los lugares más peligrosos del mundo para sus carteras y sus bolsos”, asegura Chris Rogers, interpelando directamente al espectador. “Es lo que hacemos, y lo hacemos bien”, contesta uno de los ladrones. No será que no se lo advertí, podría añadir. Los carteristas, de origen rumano, explican su método a cara y a pecho descubierto. Orgullosos, sonrientes, lo ponen en práctica con el reportero para que no haya dudas de su eficacia. “En un segundo te arruinamos tus vacaciones”, sueltan. Se supone que le devuelven la cartera que hábilmente le han sisado en “un segundo”, pero no serán tan mansos en Londres. “Buscarán el oro”, vaticina Rogers.

Cada medalla que obtenga un atleta olímpico tendrá una recompensa en oro, cinco kilogramos por oro, tres por plata y dos por bronce

Tendrán difícil llevarse el que ganen los atletas indios. Cada medalla que obtengan valdrá su peso en oro, variable en función del puesto del cajón que ocupen. Cinco kilos por cada presea dorada, tres por la de plata y dos por la de bronce. La generosa aportación es cortesía de Sahara India Pariwar, un grupo empresarial fundado y dirigido por Subrata Roy dedicado a casi todo: servicios financieros, seguros, negocios inmobiliarios, medios de comunicación… “Esta recompensa es un pequeño gesto de aprecio hacia los deportistas que logren el éxito y traigan laureles a nuestra querida nación”, ha explicado Roy.

Los amigos de lo ajeno podrían fijarse como objetivos a algunos de los espectadores que habían adquirido entradas para la competición de saltos de natación, que se celebrará en el Centro Acuático de Londres. Hasta 600 de ellos podrán solicitar que se les devuelva el precio porque el recinto no ofrece una visibilidad completa desde todos sus asientos. Hay en él un tejado ondulado que lo impide. “Un número muy pequeño de los asientos no tiene visibilidad para ver cada salto completo, pero tienen una buena visión de las pantallas”, ha justificado el Comité Organizador, que se ha dirigido por correo electrónico a los afectados. El Centro Acuático es obra de la arquitecta angloiraní Zaha Hadid, primera mujer en obtener el Premio Pritzker (el mayor reconocimiento para un arquitecto) y una de las abanderadas del deconstructivismo, una de cuyas claves es la utilización de formas no rectilíneas.

Leisel Jones, a la izquierda, charla con Stephanie Rice durante un entrenamiento en el Centro Acuático de Londres. Jones ha sido el centro de la polémica en su país por presentarse en los Juegos con supuesto sobrepeso. ampliar foto
Leisel Jones, a la izquierda, charla con Stephanie Rice durante un entrenamiento en el Centro Acuático de Londres. Jones ha sido el centro de la polémica en su país por presentarse en los Juegos con supuesto sobrepeso. REUTERS

El día previo a la inauguración ha dejado otros errores. Primero, los que ya se han solucionado: Gasol, abanderado de España en la ceremonia de mañana, y Fernando San Emeterio tuvieron algún problema administrativo con su acreditación. Están en Londres sin acreditar, pero su presencia no peligra. Más difícil es restituir el honor de la nadadora australiana Leisel Jones, a quien algunos medios de su país acusan de presentarse a la cita olímpica con sobrepeso después de que se publicaran unas fotografías de ella entrenando en una piscina de Londres. El caso ha motivado la intervención de la ministra de Deportes de Australia, Kate Lundy, quien ha pedido a los medios australianos que se disculpen con la nadadora. Lundy ha ganado nada menos que nueve medallas para su país, tres de ellas de oro.

Joe Allen, en un partido con el Swansea. El jugador galés ha sido presentado como inglés en el programa olímpico oficial de la delegación británica. ampliar foto
Joe Allen, en un partido con el Swansea. El jugador galés ha sido presentado como inglés en el programa olímpico oficial de la delegación británica. AFP

El plante de las jugadoras norcoreanas al ver su foto acompañada de la bandera de sus vecinos del sur no ha sido el único error geográfico hasta ahora. Otro: el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania ha tenido que aclarar que Ucrania no es Rusia al Comité Organizador, porque en la biografía de algunos deportistas de nacionalidad rusa pero nacidos en suelo ucranio, las ciudades o las regiones de nacimiento se designaban como territorio ruso. “Aclaremos de quién es el error y que corrijan”, subrayó el ministro ucraniano. La sorpresa es que de los fallos geográficos no se libran ni siquiera los británicos: quien elaborara el programa oficial del equipo olímpico de Reino Unido identificó erróneamente como inglés al futbolista galés Joe Allen. El futbolista, centrocampista en el equipo galés del Swansea, nació en Pembrokeshire y ese pueblo está en Gales. El error no se ha repetido con Ryan Giggs, con Craig Bellamy, con Aaron Ramsey ni con Neil Taylor, todos ellos también galeses.

Y entre toda esta confusión, hoy ha hablado David Cameron, primer ministro británico, mostrando un poco del orgullo que hace unos días pidió Tony Blair. “Es un gran momento para nosotros y vamos a aprovecharlo”. Una declaración muy parecida a la de los protagonistas del reportaje de la BBC.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información