Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Estoy en mi mejor momento por mentalidad y por juego”

El base tinerfeño, campeón del mundo en 2006, regresa a la selección española cinco años después tras una notable temporada en el Madrid

Sergio Rodríguez en uno de los encuentro de preparación.
Sergio Rodríguez en uno de los encuentro de preparación. DIARIO AS

Fue decisivo en el partido más crítico para España en el Mundial de Japón hace seis años, la semifinal contra Argentina. “Sergio Rodríguez nos mató”, le rindió tributo Ginóbili. Y España ganó el oro, que después repitió en el Eurobasket 2009 y 2011. El base canario (San Cristóbal de La Laguna, Tenerife, 1986) que entonces tenía 20 años recién cumplidos, se fue a Portland para emprender el desafío de la NBA. Volvió el siguiente verano a la selección, que tuvo que conformarse con la medalla de plata en el Eurobasket 2007 tras perder la final ante Rusia. Absorto en la tremenda y despiadada exigencia de la NBA, atribulado por el torbellino de cambios de camiseta, la de los Blazers, la de los Kings, la de los Knicks y por fin, desde 2010, la del Real Madrid, no recuperó una plaza en la selección hasta que Sergio Scariolo lo convocó el pasado mes para los Juegos Olímpicos.

Pregunta. ¿Cuándo le llamó Scariolo y qué le dijo?

Respuesta. Fue dos días después de la final de la Liga Endesa. Mantuvimos una charla distendida, relajada y cambiamos impresiones sobre los aspectos en que inicialmente íbamos a trabajar, sobre mi adaptación al grupo, sobre cómo rendir al máximo. Ahora vamos profundizando en ese tipo de cuestiones.

P. ¿Echaba de menos estar en la selección?

R. Es cierto que durante la temporada estaba en un segundo plano porque me concentré en rendir al máximo con el Real Madrid. Pero al final ha representado una ilusión grandísima.

P. ¿Qué ha cambiado desde su anterior etapa en la selección?

R. Yo me incorporé tras los Juegos Olímpicos de Atenas en los que España solo perdió un partido. Los resultados han sido mejores o peores pero las expectativas son las mismas porque este es un grupo ganador. Lo echaba mucho de menos, por eso y porque es un grupo con muy buen ambiente.

“El enorme talento y el físico de los pívots nos da un plus que otros años no teníamos”

P. ¿Cómo evalúa su segunda temporada con el Madrid?

R. Ha sido una temporada bonita, con altos y con bajos pero en línea ascendente siempre. Me he encontrado muy bien después del año pasado, que fue más de adaptación tras haber estado cuatro temporadas jugando en otra Liga, con un papel diferente. Este año me he encontrado más cómodo.

P. Su 58% de acierto en los triples durante los playoffs fue espectacular.

R. Tuve muchísima confianza durante el último mes y medio. Trabajé muchísimo tanto físicamente, como el tiro, como en defensa, aspecto en el que estaba un poco peor. Y terminé a un nivel muy alto. Tuve mucha suerte de estar tan acertado en el tiro. Eso me abrió muchas posibilidades en ataque, porque los rivales tenían que estar más pendientes y yo también podía pasar mejor el balón.

P. ¿Cómo logró esa mejora?

R. Este año he trabajado mucho. Al igual que el pasado, pasé un mes en Madrid practicando solo tiro con un entrenador. Bueno, es cierto que durante los años que estuve en la NBA practiqué muchísimo, pero el tiro es muchas veces confianza y estar inspirado, aunque también hay mucho trabajo detrás que no se ve. Por confianza y por mentalidad estoy en mi mejor momento. Estoy haciendo las cosas bien, tranquilo, trabajando. Aunque hubiese momentos en los que no salían los resultados, sabía que estaba en la línea adecuada.

P. ¿Cuál será su papel cuando llegue el momento de la verdad, en los Juegos Olímpicos?

R. A todos nos gusta demostrar lo que valemos. Mi trabajo será ayudar y que todos estén contentos en la cancha, aportar frescura con mi estilo, con mi forma de jugar y de ser, lo que me pidan. Hay que disfrutar el momento. Son seis semanas. Al final, esto es muy corto.

“Mi trabajo será que todos estén contentos en la cancha y aportar frescura con mi estilo”

P. ¿Qué le parece la selección estadounidense y que haya acumulado tantas bajas entre sus hombres interiores?

R. Son jugadorazos de máximo nivel mundial. Está claro que son los favoritos, para cualquier equipo será dificilísimo ganarles. Físicamente, además, son muy poderosos y varios de sus exteriores pueden alternar con posiciones interiores. Son físicamente superiores incluso a la selección con la que ganaron el Mundial en Turquía y cuentan con jugadores con más experiencia. Eso, además por supuesto, de que en Estados Unidos el talento es muy abundante entre todos los jugadores exteriores y bases.

P. Pero el juego interior de España es magnífico.

R. Por ahí pasarán nuestras bazas. Es increíble que el gran juego exterior que ha tenido nuestra selección los últimos torneos sea superado por el enorme talento y el físico de los interiores. Eso nos da un plus que otros años no se ha tenido. Además de los Gasol y de Felipe, hay que añadir a Ibaka, un grandísimo jugador, defensivamente de los mejores del mundo y no solo por los tapones que pone sino la intimidación que ejerce sobre los rivales. Es una gozada.

P. Vio la final del 2008.

R. Sí. Fue un momento agridulce. Pero los momentos difíciles, las derrotas, también nos han hecho más fuertes y nos han servido de acicate para estar al máximo nivel en los partidos clave. Es lo que esta selección ha hecho durante muchos años: dar la cara siempre en los momentos más duros.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.