EL RETROVISOR

De los ‘leones de Highbury’ al gol de Capello que conquistó Wembley

Italia e Inglaterra se enfrentaron por primera vez en 1933, pero el primer partido no amistoso no se jugó hasta 1976

Zola durante el partido para la clasificación del Mundial de Francia' 98
Zola durante el partido para la clasificación del Mundial de Francia' 98AP

Hubo una época en la que Inglaterra no miraba más allá de su ombligo. Ellos eran los inventores del fútbol. No participaron en un Mundial hasta 1950. Lo que hacían, eso sí, era enfrentarse a la selección que se proclamaba campeona. Y el 14 de noviembre de 1934 le tocó a Italia. Por supuesto, en Highbury, en casa de los ingleses, en un clima gélido. Ahí empezó la leyenda dei leoni di Highbury [los leones de Highbury]. Al minuto pitaron un penalti para Inglaterra. Lo paró Ceresoli. Poco después Italia perdió al defensa Luisito Monti: se fracturó un pie y dejó al equipo con 10. Todavía no existían los cambios. Lejos de hundirse y llevados por Giuseppe Meazza y sus dos goles, los italianos le plantaron cara a los ingleses. No hubo remontada (3-2), pero Italia se marchó esa noche del campo ganándose el respeto de los ingleses, que apodaron a los azzurri los leones de Highbury.

El 14 de noviembre de 1934,  pese a la derrota (3-2), Italia se marchó del campo bajo la ovación de la grada inglesa y recibió el sobrenombre de 'los leones de Highbury'

Italia se había enfrentado a Inglaterra en Roma en 1933. Sin embargo, fue ahí, en Highbury, donde empezaron 79 años de duelos. Amistosos con sabor a partidos de verdad hasta 1973. Esa noche, otra vez un 14 de noviembre, Italia conquistó Wembley por primera vez. Ganó a los ingleses. A los azzurri se les llamaba despectivamente el “equipo de los camareros”. Los camareros entrenados por Valcareggi y capitaneados por Facchetti se marcharon de allí victoriosos. Con un gol de Fabio Capello. “Todavía recuerdo la felicidad con la que lo celebramos. Aquel partido fue una gesta extraordinaria cuyo recuerdo, para mí, vale tanto como el del Mundial del 82. Jugamos en una caldera… y eso que era noviembre”, recuerda ahora Dino Zoff, que defendía la portería de la nazionale. Hay partidos entre selecciones históricas que por muy amistosos que sean es imposible considerarlos como tales. Inglaterra e Italia es uno de esos casos.

Otro 14 de noviembre, de 1973, un gol de Capello significó el primer triunfo italiano en casa de los inventores del fútbol

23 veces se han enfrentado: solo seis no han sido amistosos. Tres de ellos los jugó Dino Zoff. Como los de la fase de clasificación para el Mundial de Argentina. Y como el duelo en el Delle Alpi de Turín en la Eurocopa de 1980. Italia ganó 1-0 con gol de Tardelli. Le acompañaba en el campo Giancarlo Antognoni, otro que, como Zoff, se enfrentó tres veces en esa época a aquella Inglaterra. Y hasta le marcó un gol en el 2-0 en Roma en 1976. “En su casa nos lo devolvieron un año después. Marcaron Keegan y Brooking. Eran los que más marcaban las diferencias. Keegan era un jugador extraordinario, distinto a todos los demás. No parecía inglés, por la técnica, la fantasía, lo bien que se le daba el regate”, cuenta Antognoni por teléfono con su marcado acento de la Toscana. “Era un equipo que no solo era fuerte físicamente, sino que era muy técnico. En esta Inglaterra, aparte de Rooney y Gerrard, no veo a grandes jugadores de fantasía”, prosigue.

Keegan era distinto a todos. No parecía inglés, por su fantasía" Giancarlo Antognoni, exinternacional italiano

“De todos los duelos contra ellos, recuerdo un gran equilibrio. Lo mismo será en estos cuartos. Me hace gracia cuando oigo decir que la Inglaterra de Roy Hodsgon juega a la italiana… A veces si uno se defiende es porque no consigue atacar, no por principio”, zanja Zoff.

Son muchos, sin embargo, los que consideran que Hodgson ha montado una selección que juega a la italiana. “Hodgson juega de forma sacchiana: organización, orden y abnegación”, ha dicho Gianfranco Zola. Para Italo Galbiati, ayudante de Capello “son un equipo sólido, fuerte de cabeza y muy bueno a la hora de lanzar las contras”.

Inglaterra e Italia se han medido 23 veces: solo seis no fueron amistosos

Zola, que sigue viviendo en Londres, emuló a Capello. En Wembley marcó un gol en la fase de clasificación para el Mundial de Francia. “Le llegó un pase de Costacurta, lo controló de primeras y la clavó con la derecha en el primer palo”, recuerda Dino Baggio. “Era la Inglaterra de Ince, Gascoigne y Beckham. Les ganamos en Wembley y no era cosa de todos los días”, añade. Baggio, igual que Antognoni, extraña las selecciones de antaño. “Ha cambiado tanto el fútbol en estos años, los equipos se han igualado mucho… Antes había equipos plagados de fuoriclasse y ahora no hay más de tres”, apunta.

Me hace gracia cuando oigo decir que la Inglaterra de Roy Hodsgon juega a la italiana… A veces si uno se defiende es porque no consigue atacar, no por principio” Dino Zoff

Ocho meses después de aquel gol de Zola en Wembley, Inglaterra obligó -con un empate a cero en Roma- a Italia a pasar por la repesca para disputar el Mundial de Francia. Fue la última vez que La Azzurra se enfrentó a Inglaterra. ¿Qué partido se espera ahora? “Duro, demasiado estudiado, trabado y con acciones a la contra, por un lado y por otro”, dice Dino Baggio. “Italia necesita a alguien para desequilibrar el encuentro”, resume Zoff. Como Capello en el 73. Como Tardelli en el 80. Como Zola en el 97. Hoy serán Rooney y Gerrard contra Balotelli y Cassano.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS