Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rudisha eclipsa a los velocistas

El espléndido keniano baja por quinta vez de 1m 42s en los 800 metros

Rudisha gana los 800m de Nueva York. Ampliar foto
Rudisha gana los 800m de Nueva York. AFP

En la primavera de los velocistas, la del duelo a distancia de los que prometen ser los reyes de Londres -Usain Bolt, sobre todos, y Powell, Blake, Gatlin-, se ha colado el keniano David Rudisha, el keniano recordman mundial de los 800 metros, que en la reunión de Nueva York corrió en 1m 41,74s. Rudisha corrió sin esfuerzo aparente, sin rival que le empujara a sus espaldas –el sudanés Kaki se retiró a los 400--, sin nadie tampoco por delante en la segunda vuelta. La liebre, el norteamericano Matthew Scherer, le pasó los primeros 400 en 49,05s, un ritmo de récord, pero Rudisha, que nunca descompuso la figura, no forzó en ningún momento buscando una plusmarca (1m 41,01s es su récord) que seguramente caerá a lo largo del año. Si Bolt baja como sin querer de 9,80s, una marca que la inmensa mayoría de los velocistas solo pueden soñar, así Rudisha en los 800m: solo cuatro atletas en la historia (Rudisha, Kipketer, Coe y Cruz) han bajado alguna vez de 1m 42s; Wilson Kipketer, considerado por muchos el más grande, lo ha hecho en cuatro ocasiones; con la de Nueva York, Rudisha lleva cinco.

En la carrera A de los 100 metros estuvo el campeón del mundo, Yohan Blake, que ya había corrido este año en 9,84s y del que se esperaba una respuesta a las dos últimas actuaciones de su compatriota, amigo y compañero de entrenamientos Bolt, en Roma y en Oslo, ambas por debajo de 9,80s. No estuvo Blake como se esperaba: pesado de salida, tuvo que echar el resto y sudar un poco para superar a Keaton Bledman, de Trinidad. El objetivo lo consiguió solo en los últimos cinco metros, y con una marca lejana de sus expectativas: 9,90s y con viento a favor de 0,7 metros por segundo.

Antes, Tyson Gay había elegido la serie B para su regreso a la competición después de un año parado, precisamente para no medirse a Blake y Gatlin. Ganó los 100 metros con un tiempo de 10s clavados, un registro que, si tenemos en cuenta el viento en contra de 1,5 metros por segundo con que los consiguió, no está tan alejado como parece de las marcas ya conseguidas este año por Usain Bolt (9,76s), Yohan Blake (9,84s), Asafa Powell (9,85s) o Justin Gatlin (9,87s). Según las tablas de conversión, los 10s equivalen a 9,90s con viento nulo.

"Me he sentido bastante bien", explicó luego el velocista estadounidense; "me hubiera gustado estar en los 9s, pero no está mal teniendo en cuenta el viento".Y las circunstancias, se podría añadir. Gay fue operado de la cadera en julio y otra vez en marzo. Empezó a entrenarse con normalidad hace solo tres semanas y ya lo hace cinco días a la semana."Todavía me duele un poco cuando caliento, pero no en la carrera", dijo, antes de explicar que ahora le lleva tres horas poner su cuerpo a punto antes de la carrera, una hora más que antes de la lesión.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.