Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iniesta espabila a España

Tras un gris primer tiempo, el equipo de Del Bosque se impone a China (1-0) impulsado por el centrocampista del Barça

Silva pasa el balón a Xavi ante un defensor chino.
Silva pasa el balón a Xavi ante un defensor chino.

Ya no habrá más pruebas. Ni se tirará con balas de fogueo. España encarará la defensa del título de la Eurocopa a partir del próximo domingo después de una fase de preparación algo extraña y con un partido ante China que no mostró lo mejor del variado repertorio que se le presupone a la selección. Del Bosque ya avisó sobre el optimismo “desmesurado” que rodea a este grupo. Y China, una selección menor, le enseñó a España que el camino no será de rosas, sino salpicado por equipos expertos en un fútbol que, a veces, se atraganta al de mayor talento.

Se observó en el primer tiempo, con España mal en ataque, sin imaginación, sorprendida incluso al contragolpe. Mucho más cómodo se vio al equipo en la segunda mitad, cuando Iniesta se asoció con Silva, los dos mejores exponentes del fútbol de España. El barcelonista agitó a sus compañeros. De sus botas nacieron pases y regates que auparon a España, que solo entonces fue muy superior a China, incapaz de acercarse a la meta defendida por Valdés. En ese periodo dominado por la maestría de Iniesta, Alba se desató por su banda, Torres mostró más cosas que Negredo y España se dio un atracón de ocasiones que no se tradujo en un gol hasta que a falta de seis minutos Iniesta se inventó una jugada genial que Silva embocó en el área pequeña. El partido quedó resuelto después de mucho sufrimiento y de desperdiciar un buen número de oportunidades en la segunda mitad ante una férrea China. La baja de Villa puede dejar huella.

ESPAÑA, 1- CHINA, 0

España: Casillas (Valdés, m. 46); Arbeloa, Sergio Ramos (Piqué, m. 56), Albiol, Alba; Busquets (Iniesta. m. 46); Cazorla (Mata, m. 67), Xabi Alonso, Xavi (Navas, m. 46), Silva; y Negredo (Torres, m. 46).

China: Zeng Cheng; Zhang Linpeng, Feng Xiaoting, Zhao Peng, Sun Xiang; Zhao Xuri (Lu Peng, m. 70), Quin Sheng; Hao Junmin (Wang Xialong, m. 59), Zheng Zi (Liu Jian, m. 64), Yu Hai (Zheng Zheng, m. 74); y Gao Lin (Yu Dabao, m. 87).

Gol: 1-0. M. 84. Silva, tras un jugadón de Iniesta, que se internó en el área y dio el pase de la muerte al canario.

Árbitro: Bas Nijhuis (Holanda). Amonestó a Zhao Xuri, Lu Peng y Torres.

Unos 50.000 espectadores en el estadio de La Cartuja de Sevilla.

Del Bosque ordenó una alineación sin Iniesta ni Piqué. En la guerra por el puesto de delantero, Negredo parece haber tomado ventaja ante Torres. Así al menos lo demostró el seleccionador con la alineación del sevillista, presuntamente con más capacidad para combinar con el centro del campo español. En el equipo de Del Bosque, el delantero casi se mide más por su fútbol que por sus goles, por la capacidad de mezclar con gente como Xavi, Silva, Mata o Cazorla, que por su eficacia. En España mandan los centrocampistas. De la talla de Busquets, Xabi Alonso y Xavi, los mariscales en los que Del Bosque confía para la empresa polaca.

No le cogió España el aire al partido. China saltó al campo sin complejos, con una presión adelantada que provocó la primera ocasión clara del partido. Zheng Zhi, el capitán, le robó la cartera a Xabi Alonso y fue capaz de regatear a Casillas en su salida. Se le vino el cielo encima cuando le tocó definir. El aviso espoleó al equipo español, de celeste y sin la estrella de campeón en su camiseta porque la cedió para una obra benéfica. Silva interpretó bien el fútbol entre líneas, como acostumbra, y se convirtió en la mejor referencia del equipo español, con más profundidad por la banda de Alba que la de Arbeloa. El problema es que fue la única vía potable de calidad de España y, además, intermitente. Xavi y Xabi Alonso se atascaron en el pasillo central. Sin velocidad ni cambios de ritmo continuos, con las bandas varadas, a España le costará superar a adversarios que repiten, como China, un dique defensivo. Repliegues intensivos, dobles coberturas y velocidad en la anticipación para salir al contragolpe.

A los españoles les faltó imaginación y cierto punto de motivación

A España le faltó incluso cierto punto de motivación, más allá de esa ausencia de imaginación necesaria para desabrochar el planteamiento de los chinos. De hecho, fueron los de Camacho los que gozaron de claras oportunidades, como la de Zheng Zhi en el minuto 29 que salvó de forma milagrosa Casillas. El trabajo del técnico español se tradujo en un equipo con las ideas claras, rápido en la faceta defensiva e incansable en la presión. Otra cosa será cuando le toque dominar los partidos. Con el paso de los minutos, contra todo pronóstico, España se angustió, nunca vio la luz y se cansó de tener el balón, sin ritmo, sin chispa, casi andando. Casillas actuó de salvador y los de Del Bosque atacaron mal y pecaron de ciertos desajustes defensivos.

La Roja desperdició un gran número de ocasiones y careció de definición

Movió piezas el seleccionador al descanso. Buscó amplitud con Navas y situó a Xabi Alonso como único pivote, lo que provocó que Iniesta se acercara a Silva. Carburó mejor España. Puso en apuros al portero hasta convertirlo en un héroe, inédito hasta ese momento, y rondó el gol de forma clara, como cuando Albiol envió al larguero una buena dejada de Torres o cuando Iniesta hizo la jugada de la noche para enviar el balón otra vez al travesaño. España lo intentó de todas las maneras y generó una ocasión tras otras después de un acoso constante, pero infructuoso hasta que Iniesta asistió a Silva y encendió la luz.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información