Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos tácticas contra “la locura”

Federer y Nadal, que debutan hoy en el Masters de Madrid, prepararon la temporada de tierra de forma opuesta

Nadal, durante el entrenamiento de ayer.
Nadal, durante el entrenamiento de ayer. EFE

De buena mañana, Carlos Moyà, codirector del Masters 1.000 de Madrid, recibe al suizo Roger Federer. Al poco, el que fuera en 1999 número uno del tenis mundial conversa con Rafael Nadal. Aunque cuida con mimo a todos los participantes, las dos charlas espontáneas con los míticos rivales subrayan el punto y aparte que vive hoy el torneo. Federer y Nadal afrontan sus debuts tras llegar a la capital española por dos caminos diferentes. El suizo, al que esta noche (MarcaTV) espera el canadiense Raonic, lleva siete semanas sin jugar. El mallorquín (15.15, La Sexta), citado con el ruso Davydenko, ya ha ganado en Montecarlo y Barcelona. Tras la cita de Miami, Federer se fue de vacaciones al Caribe. Nadal se puso a competir. Dos decisiones divergentes con el mismo objetivo: protegerse de “la locura”.

“La situación de Roger es distinta este año”, expone Paul Annacone, su técnico. “Ya ha jugado muchos partidos”, recuerda para explicar por qué ha esperado a Madrid para disputar su primera competición sobre tierra; “en un mundo perfecto, con un calendario perfecto, habría podido jugar un torneo pequeño para luego ir a los grandes, pero es importante parar, coger vacaciones y dejar que el cuerpo descanse”. ¿Cuál es la clave de su trabajo con Federer? “Espero haberle ayudado a entender su juego”, contesta; “cuando alguien tiene tanto talento y puede hacer tantas cosas, la meta es organizar esas posibilidades”.

“Sí”, confirma Federer, que se llevó a sus últimos días de vacaciones al estadounidense Levine y a sus prácticas en Suiza al alemán Berrer para entrenarse todo lo que quería, “necesitaba alejarme del tenis, de la locura que lo rodea, de los viajes, los partidos, la prensa…, recargar mis pilas”.

La “locura”, para Nadal, es otra cosa. Son las dudas que crecen durante las semanas de entrenamientos sin partidos que permitan despejarlas. Es la precaución por la altura de Madrid, que desmadeja su juego. Es la presión de defender miles de puntos. En consecuencia, atacó la gira de tierra antes que la mayoría (Montecarlo) y llegó de los primeros a la capital, buscando el ritmo perfecto con vistas a Roland Garros.

“Sí, estoy en proceso de adaptación a la altura y a lo que significa cambiar un pelín de circunstancias”, admite el mallorquín, que se enfrenta hoy al único tenista en activo que tiene un récord positivo contra él (4-6).

RESULTADOS: Hombres: 1ª ronda: Verdasco-Istomin (Uzb.): 7-5 y 6-2. Melzer (Aust)-López: 3-6, 7-6 y 6-4. Mujeres: 2ª ronda: Sharapova (Rus.)- Zakopalova (R. Che.): 6-4 y 6-3. Azarenka (Bie.)-Hlavackova (R. Che.): 6-3 y 7-6.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.