Fiesta histórica en Estambul

Ros Casares y Rivas Ecópolis disputarán mañana la primera final española en la Euroliga femenina de baloncesto

Las jugadoras del Rivas celebran su pase a la final
Las jugadoras del Rivas celebran su pase a la finalElio Castori / EFE

Nunca antes dos equipos españoles se habían disputado el máximo título continental del baloncesto femenino. Lo harán mañana el Ros Casares y el Rivas Ecópolis (19.45, La Otra / Nou2) para tomar el relevo en la enciclopedia del Perfumerías Avenida de Salamanca, que conquistó el trofeo el curso pasado.

El conjunto valenciano cumplió los pronósticos, el madrileño rompió las quinielas. Ambos equipos han liderado con solvencia los dos grupos de la Final a Ocho y reeditarán en el escenario europeo un pulso habitual en los últimos años en la competición nacional. Por el camino han superado a los gigantes rusos —Spartak y Ekaterimburgo— y a los nuevos ricos del emergente baloncesto turco —Galatasaray y Fenerbahçe, anfitriones del torneo— en un duelo desigual sobre todo para el cuadro madrileño. El sueldo de la estadounidense Diana Taurasi, estrella del Galatasaray —que el verano pasado fichó a Alba Torrens, la mejor jugadora europea de 2011— es equivalente a todo el presupuesto del Rivas de poco más de un millón de euros.

Más vuelo tienen las arcas del Ros Casares que, con una cuenta superior a la de varios equipos de la Liga masculina, el pasado verano tiró la casa por la ventana con varios fichajes de campanillas. La belga Ann Wauters, ganadora de tres Euroligas, la australiana Lauren Jackson, campeona del mundo con su selección y ganadora de dos anillos de la WNBA, Silvia Domínguez y Sancho Lyttle, pilares de la selección española, y, sobre todo, Maya Moore, elegida como número uno del draft de la WNBA por Minessota, configuraron un lustroso equipo para asaltar definitivamente el ansiado título europeo. Están a un paso y enfrente tendrán a un equipo al que ya superaron en las semifinales de la pasada Copa de la Reina. Pero el Rivas sueña con rematar la faena.

El millón de euros que cobra Taurasi, estrella del Galatasaray, supera el presupuesto del Rivas

Llegaron a Estambul como la Cenicienta del torneo pero lo suyo va camino de convertirse en un cuento de hadas. Vivieron el partido decisivo ante el Fenerbahçe entre la euforia y la agonía. Siempre fueron superiores a su rival, pero se vieron abocadas al sofocón tras desperdiciar 14 puntos de ventaja. Superada la congoja, llegó el éxtasis (70-74). El conjunto entrenado por Miguel Méndez, no había pasado de octavos en sus dos participaciones anteriores en la Euroliga. Con apenas seis años de experiencia en la Liga Femenina española y novato en la Europea, se ha hecho un hueco en la élite a base de talento, descaro e ilusión. “En el día de la verdad este equipo ha vuelto a demostrar de qué pasta está hecho. Hemos competido sin miedo”, elogió el técnico.

Lideradas por las estadounidenses Asjha Jones, con ocho temporadas en la WNBA en su currículo, y Essence Carson, con cuatro, las ripenses presumen de un fondo de armario que mezcla también la juventud de Laura Nicholls o Anna Cruz con la veteranía de dos clásicas del baloncesto español: Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar. A sus 35 años, la primera —reincorporada al equipo tras romperse las dos muñecas— tiene la oportunidad de completar un palmarés de leyenda y, la segunda, de alcanzar un título que se le resiste en sus 18 años de trayectoria profesional. “El equipo ha hecho un gran esfuerzo para lograr el éxito de llegar a la Fase Final y queremos disfrutarlo, pero ya que estamos aquí también vamos a competir”, anunció Valdemoro al llegar a Estambul. Dicho y hecho. Nada más alcanzar la final, Amaya reivindicó el milagro del Rivas. “Hay gente que invierte mucho dinero y muchos años y no consigue llegar hasta aquí”.

“Hay gente que invierte mucho dinero y muchos años y no consigue llegar hasta aquí”, recalcó Amaya Valdemoro tras alcanzar la final

El duelo entre Ros y Rivas refrenda en la competición de clubes el meritorio recorrido de la selección española, con cinco medallas en los Europeos y un bronce en el Mundial de 2010 como cosecha en la última década. Cuatro de las últimas cinco finales de la máxima competición femenina continental de clubes han contado al menos con un representante español. “Hemos asistido a dos caminos diferentes para alcanzar el mismo punto: el éxito”, resumió el presidente de la Federación Española, José Luis Sáez, exultante con la hazaña.

Hace casi un año, el Perfumerías Avenida conquistaba en Ekaterimburgo la Copa de Europa tras derrotar al todopoderoso Spartak de Moscú, campeón en las cuatro ediciones precedentes y reconquistaba un territorio inaccesible durante años. El baloncesto femenino español ponía fin a casi dos décadas donde el palmarés de los clubes había sido un páramo. Desde que el Dorna Godella se proclamara campeón en 1992 y 1993, ante Dinamo Kiev y Como, ningún equipo español había logrado el título.

Este domingo por la tarde el baloncesto español alzará su cuarta Copa de Europa. Será el cuarto enfrentamiento esta temporada entre el Ros Casares y el Rivas Ecópolis —los tres anteriores se saldaron con victoria del conjunto valenciano que acabó invicto la Liga regular— que además están citados en los playoffs de la competición nacional. Será una fiesta histórica.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50