"Pasé miedo"

Medina se tuerce un tobillo y abandona entre lágrimas ante Li y en la misma pista en la que sufrió hace diez años una grave lesión de rodilla

"¡Dos veces, dos veces!", tiembla la voz de Anabel Medina, tirada sobre el suelo, mientras un silencio sobrecogedor invade la pista Rod Laver.

Son minutos interminables de lágrimas. Lágrimas de dolor en la pista. Lágrimas de miedo en el banquillo. Lágrimas de desilusión en un pasillo aséptico e impersonal, ya con la retirada (0-3) consumada, ya con los sueños rotos y el drama personal en carne viva: Anabel Medina se ha torcido un tobillo mientras jugaba en la pista central del Abierto de Australia contra la china Li, la número cinco mundial y ganadora de Roland Garros. Hace justo diez años, las mismas lágrimas, la misma pista y el mismo resultado: en 2002, cuando era la gran promesa de la cantera española, la valenciana sufrió en la Rod Laver una lesión de rodilla que marcó su carrera. Fue una rotura de ligamentos con 19 años, en sus primeros octavos de final en un torneo grande y ante la gran Monica Seles. "¡Dos veces, dos veces!", grita este viernes nada más torcerse el tobillo. Hay recuerdos que el tiempo no borra.

"Toca volver a empezar de cero, aunque no sea ni mucho menos una lesión de la gravedad de aquella que tuve entonces", cuenta luego Medina sobre sus muletas, pendiente aún de las pruebas médicas que concretarán el alcance de la lesión. "No era un dolor muy grande, pero tenía miedo", añade, aún con los ojos enrojecidos por las lágrimas, acompañada por Gonzalo López, su entrenador, y con el tobillo ya vendado por el doctor Cotorro y el fisioterapeuta Julián Casanova, de la federación española. "Con una jugadora como Li Na, que o estás al ciento por ciento o es imposible, si tienes miedo, pues lo mejor es parar. Me he retirado dos veces aquí en esta situación. Da rabia".

Anabel Medina
Anabel MedinaBARBARA WALTON (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS