Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Milito despierta el derbi

El Inter derrota al Milan con un gol del argentino y consigue su quinta victoria seguida

Si un travesaño de Van Bommel es lo más destacado de un derbi milanés es que algo falla. Dormían todos en San Siro. El Milan dormía al Inter, y el Inter se dormía solito. Resultado: partido lento y aburrido. Tanto que se contaron más bostezos que ocasiones de gol. No hubo nada más que eso en la primera parte. Eso y el tiro al travesaño de Van Bommel en el minuto 45.

Quizás fue una señal de que algo cambiaría a la vuelta de los vestuarios. Y efectivamente. Ricky Álvarez cogió el balón, se lo pegó al pie y corrió hasta encontrar a Milito. Disparo preciso pegado al segundo palo y gol. Hace algunas semanas que Il Principe -así le llaman los aficionados del Inter- despertó. Lleva cuatro goles en cuatro partidos seguidos. Algo que hasta principios de diciembre parecía misión imposible. El delantero argentino llevaba una sequía de tres meses. Ha reaparecido justo cuando más le necesitaba Ranieri, que ayer enfiló la quinta victoria seguida.

MILAN, 0 - INTER, 1

Milan: Abbiati; Abate, Nesta, Thiago Silva, Zambrotta (Robinho, m.66); Boateng, Van Bommel, Nocerino (Seedorf, m.80); Emanuelson; Pato (El Shaarawi, m.83), Ibrahimovic.

Inter: Julio César; Maicon, Lucio, Samuel, Nagatomo; J. Zanetti, Motta, Cambiasso, Álvarez; Diego Milito (Sneijder, m.76), Pazzini (Forlán, m.91).

Gol: 0-1: m.54: Diego Milito.

Árbitro: Daniele Orsato. Mostró tarjeta amarilla a Boateng (m.65), Nesta (m.68), T. Motta (m.89), El Shaarawi (m.91).

80.000 espectadores en el Giuseppe Meazza.

El Inter se coloca ahora a seis puntos de la Juve, líder del calcio. Massimiliano Allegri optó anoche por sentar a Robinho -fijo en los últimos partidos- y dar entrada a Pato, menos útil para el juego de Ibrahimovic. El sueco llevaba seis partidos seguidos marcando y anoche no vio puerta. Pato no es el Pato de siempre. Tiene más músculos, sí, pero va a trompicones y no tiene demasiado feeling con el técnico rossonero. A la vuelta de las vacaciones de Navidad declaró en una entrevista que para mejorar necesitaba que alguien le dijese qué había que hacer; que Ancelotti lo hacía porque dialogaba mucho con sus jugadores. El lunes parecía que solo faltaba la firma para que fichara por el Paris Saint Germain de Ancelotti. Berlusconi paró la operación y Pato jugó de titular anoche. Intermitente como en los últimos meses.

Perdió el derbi el Milan y la posibilidad de superar a la Juve (que ayer empató a uno en casa contra el Cagliari) en la clasificación. Dijo Allegri que este era un partido decisivo para el campeonato. No respondieron los suyos. Ibrahimovic no encontró socios; Boateng no desbordó como acostumbra y Pato duró media hora. El Inter también tardó en poner en marcha la maquinaria. Durante demasiado rato empleó solo la banda derecha. Y resulta que la única jugada de peligro en la primera parte llegó de un centro de Nagatomo desde la izquierda. Remató Álvarez solo delante de Abbiati y no tuvo acierto. El argentino ya juega con soltura y hasta ha conseguido que el Inter no echara demasiado de menos a Sneijder (ayer regresó tras una larga lesión y entró en la segunda parte). Ranieri ha encontrado a Álvarez y Diego Milito se ha reencontrado con su mejor versión.

No hay más plan para los neroazzurri. Pero ya son 15 los puntos conseguidos en los últimos cinco partidos; dos menos de los que sumaron en las primeras 13 jornadas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.