Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Caja Laboral gana y asegura su presencia en la Copa

El Caja Laboral logró la clasificación para la fase final de la Copa del Rey después de un soporífero triunfo ante el Fuenlabrada en el Iradier Arena de Vitoria. La certificación del pasaporte copero fue lo mejor de un partido que no hubo por donde cogerlo por el pobre nivel de juego de Caja Laboral y que pudo maquillar sus carencias ante un Fuenlabrada muy limitado por la baja de Ayón y que además perdió a Mainoldi por lesión en el segundo cuarto. La marcha del mexicano permite alumbrar una nueva estrella en la inagotable factoría fuenlabreña que acaba de ver nacer al talento del pívot Saer Sené, el mejor de largo en Vitoria con 18 puntos.

Caja Laboral arrancó el partido firmando un primer cuarto nefasto. Abusó del lanzamiento triple, nueve intentos para anotar dos, y con solo ocho puntos, gracias a Oleson y Teletovic, dejó claro que no está en su mejor momento. Fuenlabrada mostró su buen hacer sobre la pista y dominó los primeros diez minutos, 10-14. El segundo acto tuvo algo más de intensidad por parte local pero sin disimular las lagunas del Baskonia en ataque. Sené y Penney cogieron el mando por los madrileños que perdieron a Mainoldi por una lesión en el tobillo en el minuto catorce.

Caja Laboral, 61; Fuenlabrada, 51

Caja Laboral: Prigioni (2), Oleson (18), N. Bjelica (2), Teletovic (11), Golubovic —cinco inicial—, M. Bjelica (15), Heurtel (11) y San Emeterio (2).

Fuenlabrada: Colom, Laviña, Penney (10), Barton, Sené (18) —cinco inicial—, Mainoldi (2), Vega (4), Laso (3) y Cortaberría (8), Sánchez (3) y Muñoz (3).

Árbitros: Amorós, Pérez Pérez y Martínez Díez. Sin eliminados.

8.050 espectadores en el Iradier Arena de Vitoria.

La falta de ritmo propició que el aburrimiento siguiera sobre la cancha para firmar un resultado más propio de mini basket al llegar al tiempo de descanso, 28-25. En la reanudación el Baskonia puso tierra de por medio gracias a la sucesión de errores de Fuenlabrada que en seis minutos solo anotó un tiro libre de Penney. Ante tantas facilidades y casi sin querer se escapó Caja Laboral. La emoción del triunfo fue lo único que aportó algo de pimienta al cuarto final. En cuanto apareció algo de puntería desde los 6,75, con tres triples de Heurtel, Teletovic y Oleson, Caja Laboral logró su máxima renta, 55-41 a falta de cuatro minutos, que ya fue el listón ante el que se estrelló el voluntarioso equipo fuenlabreño.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.