Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baloncesto Girona, de la gloria a la miseria

La plantilla del club en el que brillaron Marc Gasol, Sada y San Emeterio, y que ganó la Eurocopa de la FIBA en 2007, dejará de entrenarse por los impagos

Hablar de vacas flacas no basta para definir la delicada, por momentos insostenible, situación por la que atraviesa el baloncesto profesional en Girona. La plantilla del Club Sant Josep de Girona, que milita en el noveno lugar de la clasificación de la Adecco Oro o Segunda División del baloncesto español, harta del impago de sus salarios, ha hecho público un comunicado en el que manifiesta su intención de cesar en los entrenamientos a partir del día 9 de enero. "Tanto jugadores y cuerpo técnico, como empleados de oficina del club, acumulamos ya tres meses sin recibir nuestro salario, y la situación ha pasado de ser preocupante a insostenible. El club nos ha mantenido informados en todo momento de que este hecho se debe a que el patrocinador no está cumpliendo con sus obligaciones contractuales", afirma el comunicado.

Los técnicos y jugadores esperan que la situación se resuelva y por el momento no dejarán la competición. El equipo lo dirige el croata Zan Tabak, el mismo que como jugador ganó tres Copas de Europa con el Jugoplastica y un anillo de la NBA con Houston y que también jugó en el Real Madrid. En la plantilla están, entre otros, dos jugadores con mucho recorrido en el baloncesto de elite español, como es el estadounidense Darryl Middleton, que con 45 años, y tras haber militado entre otros en el Caja San Fernando, el Joventut, el Panathinaikos y el Barcelona, sigue en activo, y también Nacho Ordín, exjugador de León, Granada y Breogán de Lugo.

La situación por la que atraviesa la entidad gerundense contrasta con la época de vacas gordas, cuando militaba en la ACB y, después de recibir una inyección económica por parte de Akasvayu, fichó a jugadores de mucho nombre como Raúl López y Roberto Dueñas y más adelante a Marc Gasol, Fernando San Emeterio, Víctor Sada, Germán Gabriel, Arriel McDonald y Gregor Fucka. Con estos logró el Akasvayu, dirigido por Svetislav Pesic, su mayor éxito a nivel internacional, la Eurocopa de la FIBA en abril de 2007. Pero en julio de 2008 la crisis inmobiliaria propició que Akasvayu decidiera romper su vínculo con el Sant Josep. Hasta el último momento el club buscó un patrocinador que salvase la deuda: 6,5 millones de euros acumulados. No lo consiguió y el club tuvo que jugar en la Leb Bronce, o Tercera División. En agosto de 2010, el Sant Josep firmó un convenio mixto de colaboración y patrocinio para tres temporadas con el club de fútbol de la ciudad, el Girona FC, que ahora milita en Segunda División. Se da la circunstancia de que el Girona de fútbol también atraviesa por una grave crisis institucional.