Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ighalo deja muy tocado a Aguirre

El Granada respira y escala posiciones mientras el Zaragoza sigue como colista

El Zaragoza ahondó su crisis en Granada mientras el equipo andaluz escala puestos en la tabla gracias a su extraordinaria eficacia. Con solo seis goles anotados, alcanza la plaza doce y todavía puede meterse en la zona templada si mantiene el miércoles su resultado de 2-1 ante el Mallorca. Los de Javier Aguirre, que comenzaban el encuentro como colistas y con la triste cosecha de un solo punto en los últimos seis partidos, no pudieron romper su mala racha en Los Cármenes y se mantienen en la última posición.

El Granada, que últimamente había sacado sus zarpas a domicilio, con sendas victorias consecutivas en Sevilla y en Bilbao, comenzó el partido volcado sobre el terreno zaragocista, tratando de llevar la iniciativa. Fabri optó de salida por premiar a los mismos jugadores que consiguieron el triunfo en San Mamés y su equipo respondió positivamente.El argentino Jara, vigoroso en cada porfía, y Carlos Martins, pleno de personalidad, inclinaron pronto el juego hacia el marco visitante.

GRANADA, 1 - ZARAGOZA, 0

Granada: Roberto, David Cortés, Siqueira, Íñigo López, Diakhaté, Yebda, Mikel Rico, Martins (Dani Benítez, m.69), Uche (Abel Gómez, m.70), Franco Jara e Ighalo (Geijo, m.81).

Zaragoza: Roberto, Zuculini (Edu Oriol, m.65), Abraham, Lanzaro, Pinter, Ponzio, Rubén Micael, Luis García, Barrera, Lafita (Jorge Ortiz, m.83) y Postiga.

Gol: 1-0: m.44: Ighalo.

Árbitro: Delgado Ferreiro (Vasco). Mostró cartulina amarilla a los locales Franco Jara y David Cortés, y a los visitantes Zuculini y Abraham.

22.000 espectadores en Los Cármenes.

El conjunto maño, por su parte, se mostraba deslavazado en la construcción del juego y con Postiga demasiado solo arriba. En una de las solitarias maniobras del internacional portugués, estuvo cerca de adelantarse el Zaragoza, aunque sería el nigeriano Ighalo el que abriera el marcador para el Granada en una jugada de carambola, poco antes del descanso.

En la segunda mitad, el choque se convirtió en un continuo ida y vuelta sin calma, que desencadenó un recital de imprecisiones por parte de ambos conjuntos. El Zaragoza, muy apremiado por su mala clasificación, se fue arriba con todo y obtuvo algunas llegadas peligrosas a cambió de soportar los continuos contragolpes locales. El meta local Roberto, con una gran parada, salvó al final el triunfo de su equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.