Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pasado, pasado está

Albacar, Mantecón y Kike Mateo, del Elche, y Samuel, del Hércules, se reencuentran con sus antiguos equipos este domingo en el clásico alicantino

Alicante y Elche están separadas por 20 kilómetros, pero entre ambas ciudades media un océano futbolístico. El Hércules y el club franjiverde mantienen desde hace décadas una rivalidad que convierte cada partido entre ambos equipos en un asunto capital para la provincia. Este domingo (12.00, Canal+), se reencuentran después del paso de los blanquiazules por Primera División la anterior temporada. El partido será especial para todos, pero cuatro futbolistas sentirán sobre el césped del Rico Pérez de Alicante emociones extrañas. Kike Mateo, Mantecón y Edu Albacar, futbolistas del Elche, ya han vivido varios de estos clásicos, pero con la camiseta del Hércules. En la situación contraria se encuentra Samuel, que el pasado verano cambió la elástica franjiverde por la blanquiazul, la que había defendido toda su vida hasta que en 2005 salió de Alicante. Ninguno de ellos dice tener nostalgia de tiempos pasados.

"De mi paso por el Hércules tengo buenos y malos recuerdos. Estuve dos años [de 2006 a 2008] y, al final, cuando se iba a hablar de mi renovación, se mintió sobre las cantidades y decidí salir. Si no hubiese pasado eso, habría firmado un nuevo contrato", relata Albacar. Tampoco Mantecón tiene un gran recuerdo de su periodo blanquiazul, que duró una temporada, la 2006-07: "En lo deportivo, aquella etapa no fue buena. No pude hacer grandes cosas, pero dejé buenos amigos allí". Quizá sea Kike Mateo el que con más cariño rememora su paso por Alicante, de 2005 a 2007. "Aquellos años fueron positivos. Mantuvimos la categoría y la primera temporada contribuí a ello de una manera notable con goles [marcó nueve] y, además, fui uno de los que más jugó [disputó 38 encuentros]. Luego, tuve menos participación", explica.

Más rotundo que todos ellos se mostró esta semana Samuel, que aseguró estar ahora más a gusto que nunca: "Soy más feliz en el Hércules que en el Elche. Es un placer defender estos colores", soltó el futbolista, que en las últimas cinco campañas defendió la camiseta franjiverde. "Dije eso durante la semana porque soy de Alicante. No hace falta ser muy listo para saber lo que siento. He sido del Hércules toda mi vida, desde que era un chiquillo. Mi sueño era jugar aquí desde pequeño. He hecho grandes temporadas en el Elche y por eso estoy donde estoy, en el Hércules", detalla en una conversación telefónica.

La cercanía de las ciudades hace que algunos futbolistas del equipo ilicitano residan en la ciudad del eterno rival. Es el caso de Albacar y de Mantecón que, entre risas, reconocen que todos sus vecinos son del Hércules. "Se meten conmigo. Dicen que el domingo van a ir al estadio y que van a animar a su equipo a muerte. Pero siempre en plan cachondeo", explica Albacar de forma distendida. En la misma línea se expresa Mantecón: "Uff mis vecinos son muy del Hércules, pero esta semana no me han visto. Como ha llovido mucho, no he salido de casa", expresa mientras suelta una carcajada. Los dos aseguran que no tienen problemas por vivir en Alicante a pesar de su pasado y de defender los colores del rival. "La gente normalmente me respeta y me saluda. A veces notas que hablan a escondidas cuando pasas, pero no es lo habitual", expone Albacar. No le sucede lo mismo al entrenador del Elche, el alicantino José Bordalás, que esta semana aseguró que no puede pasear tranquilo por su ciudad: "Ahora me siento más identificado con Elche que con Alicante. No me respetan ni a mí ni a mi familia", afirmó el técnico, que estuvo al frente del Hércules en 2007.

Precisamente por residir en Alicante, Mantecón habló hace unos días con el jugador del Hércules Pepe Mora, que vive cerca de él. "Charlamos de que el partido va a ser espectacular y los dos coincidimos en que este choque está a la altura de un Celta-Depor, de un Oviedo-Sporting o cualquier clásico de ese tipo". También habló con Tote, uno de los pocos jugadores que quedan en el equipo blanquiazul de su época: "No dijimos nada del partido. Solo hablamos de que se está acabando de recuperar de su lesión". Tampoco Kike Mateo ha hablado mucho con él: "Es un gran amigo y estamos contacto a menudo, pero esta semana no nos hemos llamado porque ya bastante suena el móvil con el tema del partido". Ninguno de los cuatro se pensó ni un instante fichar por el eterno rival de su antiguo equipo y tienen claro que si marcan lo celebrarán. El pasado, pasado está.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.