Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Operación Puerto, a juicio

Tras cinco años de investigación, siete acusados se sentarán en el banquillo acusados de un delito contra la salud pública - El Ministerio Fiscal solicita para los procesados dos años de prisión e inhabilitación

Más de cinco años después de lanzarse la Operación Puerto contra el dopaje en España, el Juzgado de Instrucción nº 31 de Madrid ha concluido la investigación por lo que el caso está listo para ser juzgado y sus siete acusados, con el médico Eufemiano Fuentes a la cabeza, se sentarán en el banquillo. No será, sin embargo, antes de seis meses, han explicado fuentes jurídicas, porque aún queda un último plazo de 10 días para que las partes presenten alegaciones y luego se sorteará el juzgado de lo penal que deberá ver el caso.

En la causa están imputados por un delito continuado contra la salud pública el médico Eufemiano Fuentes; su hermana Yolanda; el hematólogo José Luis Merino Batres; el director de equipos ciclistas Manolo Saiz; los entonces responsables del Kelme, Vicente Belda y José Ignacio Labarta y el médico Alfredo Córdova. El Ministerio Fiscal solicita para los procesados dos años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de su profesión durante ese mismo tiempo.

En el juicio están personados como acusación particular el Consejo Superior de Deportes, la Agencia Mundial Antidopaje, la Unión Ciclista Internacional y la Federación Española de Ciclismo.

La Operación Puerto empezó en 2006, cuando la Guardia Civil descubrió una trama que distribuía sustancias dopantes entre deportistas de élite, fundamentalmente ciclistas españoles, pero también de otras disciplinas y extranjeros. El 23 de mayo de ese año los agentes realizaron múltiples registros y llevaron a cabo las primeras detenciones.

En el sumario empezaron a desfilar nombres misteriosos, procedentes de las bolsas de sangre incautadas, que, según los investigadores, correspondían a deportistas que habían recurrido a la red para doparse. Como hijo de Rudicio , que según los agentes, era el alemán Ullrich, cuyo padre deportivo era el belga Rudy Pevenage. O Piti , tras el cual se escondería Valverde. O Urko, supuestamente el nombre de un perro del entonces novio de la atleta Marta Domínguez.

En el año 2006 el tráfico de sustancias dopantes no era delito, así que los imputados fueron acusados de un delito continuado contra la salud pública. El caso fue archivado en marzo de 2007 y luego reabierto, en febrero del año siguiente. El juez lo volvió a archivar al no apreciar delito, pero fue nuevamente reabierto el 12 de enero de 2009.

Entre los ciclistas implicados en la red, se llegó a hablar de más de 50, estaban el italiano Ivan Basso, el alemán Jan Ullrich y el español Alejandro Valverde.