Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gattuso vuelve a ver el balón

El jugador del Milan, alejado del campo desde septiembre por un problema en un nervio craneal, tiene la aprobación médica para entrenarse

Se acabó el aislamiento y los 20 kilómetros diarios de carrera en solitario. Gennaro Gattuso vuelve a entrenarse con sus compañeros. Gattuso vuelve a hacer lo que más le gusta: dar patadas a un balón. Lo ha hecho oficial el Milan hace pocas horas a través de un comunicado, justo después de que el centrocampista terminara en Bolonia una revisión con el doctor Emilio Campos. "Ha sido evidenciada una notable mejoría y el jugador ha recibido la aprobación definitiva para volver a entrenarse con el equipo", se puede leer en la web del club. Ahora solo falta el alta para volver a disputar los partidos. En el Milan aseguran que faltan "un par de meses" y que quizás en enero se pueda ver a Gattuso en San Siro.

Han pasado 21 días desde aquella rueda de prensa en Milanello en la que Gattuso explicó su pequeño calvario. "Estoy luchando como un hombre invisible, ver doble no es bonito. Tampoco poder llevar tus hijos al cole porque no puedes conducir...", comentó. Y han pasado 67 días desde su último partido. Contra el Lazio. Pidió el cambio después de chocar con Nesta. "Choqué porque ni siquiera le vi", confesó. Un problema en el sexto nervio craneal le puso fuera de combate. Le impedía ver bien. No podía ni llevar los niños al colegio en coche, ni acertar con las teclas del ordenador, ni ver una película. "Cada mañana al despertarme lo primero que hago es abrir el ojo sano. Luego el otro. Y me digo: 'no, todavía no estamos", se sinceró el jugador hace un par de semanas. Gattuso ahora sí está. Su ojo también. Al menos para entrenarse con el resto del grupo.

Esta semana ya había disputado un partidillo en el entrenamiento del Milan. Fue el lunes, un día después de visitar a sus excompañeros de la selección. Cogió un avión rumbo a su Calabria natal para acompañar a la nazionale de Prandelli en una tarde importante: los azzurri se entrenaron en un pequeño campo confiscado a la mafia calabresa. Allí estaba Gattuso con sus inseparables gafas de sol, bromeando. Como siempre. "Hasta llegué a plantearme correr el maratón. No he hecho otra cosa que correr en los últimos mes", dijo.

Ya no. Ahora ha vuelto al grupo. A sus 33 años y con un contrato que termina el próximo mes de junio. Los médicos que le examinaron en septiembre dijeron que su problema, en muchas ocasiones, se resolvía solo, con el paso del tiempo y sin necesidad de pasar por el quirófano. El resto lo ha hecho Gattuso, con sus ganas de jugar. Otra batalla ganada para el carismático centrocampista del Milán.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.