Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abuso de (malos) triples en Vitoria

El Caja Laboral logró un sufrido triunfo ante el Lucentum Alicante, cimentado en los cinco minutos finales. Un parcial de 12-2 después de ver como los visitantes empataron a 53 fue la llave que llevó al Caja Laboral a su quinta victoria en la presente liga ante el equipo revelación, que demostró en el Iradier Arena las cualidades y juego que le han asentado en la zona noble de la tabla.

El Lucentum Alicante arrancó el partido con el punto de mira acertado desde los 6,75 con canastas de Ivanov, Singler y Dewar, ante las que el Caja Laboral opuso la inspiración de Oleson (8 puntos) y Teletovic (7) para cerrar el primer acto con una leve ventaja tras una canasta de San Emeterio sobre la bocina (20-18). Era todo un síntoma de los derroteros por los que iba a derivar el partido, sometido más a asuntos viscerales que cerebrales

CAJA LABORAL 65 - LUCENTUM 55

Parciales: 20-18, 10-9, 18-14, 17-14

Caja Laboral: Heurtel (3), Oleson (11), N. Bjelica, Teletovic (22), Dorsey (2) ?cinco inicial?, Seraphin (7), Pau Ribas (3), M. Bjelica, Williams, San Emeterio (11) y Prigioni (6).

Lucentum: Llompart (3), Dewar (8), Singler (15), Ivanov (12), Barnes (4) ?cinco inicial?, Ellis (3), Kone (6), Stojic (2), Urtasun, Freire (2)

Árbitros: Amorós, Bultó, Calatrava. Sin eliminados.

7.823 espectadores en el Iradier Arena de Vitoria.

Los de Txus Vidorreta exhibieron en el segundo cuarto el juego serio y ordenado que les ha encaramado al liderato. Pusieron en aprietos al Caja Laboral, que encontró en Seraphin la única vía de llegar al aro, anotando los cinco puntos de los vitorianos en ocho minutos. La sucesión de errores y balones perdidos por ambos bandos secó la anotación para cerrar un cuarto más propio de minibasket (10-9), que dejó en ventaja a los locales en el descanso (30-27).

El arranque de la segunda parte destapó la peor versión de Baskonia y Alicante, empeñados en abusar del lanzamiento triple a pesar de su nulo acierto. San Emeterio y Ribas vieron al fin el aro desde los 6,75 metros para colocar con la máxima renta a los locales (44-33, minuto 28). Mucho triple y pocos puntos definen el estilo de un partido que resultaba muy escaso.

Todo el desacierto inicial se convirtió de nuevo en puntería visitante desde el triple para no descolgarse del partido y afrontar los diez minutos finales con siete puntos de desventaja (48-41). Ivanov, Singler y Kone estrecharon el cerco del Lucentum con un parcial de 7-0 (53-53) a falta de cinco minutos. Los de Dusko Ivanovic reaccionaron y devolvieron el parcial a los visitantes con diez puntos consecutivos que fueron la losa que impidió volver a levantarse a los de Vidorreta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.