Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis paradas con historia

Varas aprovechó en el Camp Nou el novedoso sistema de entrenamiento y estudio que ha implantado el Sevilla para los porteros

Víctor Valdés cruzó el terreno de juego del Camp Nou para saludar a su compañero y rival Javi Varas, portero del Sevilla, héroe en el Camp Nou recibido en el vestuario entre gritos y abrazos por sus compañeros. Sus seis paradas de mérito en el feudo barcelonista, incluido el lanzamiento de penalti que le detuvo a Messi, en el descuento, firmaron una actuación sobresaliente, de esas que se trasladan a la memoria histórica de las aficiones por la trascendencia y la repercusión, por detener al considerado mejor jugador (Messi) y equipo (Barça) del mundo. Pero no fue una casualidad. Varas está en un gran momento y aprovechó el novedoso sistema de entrenamiento y estudio que ha implantado el Sevilla para los porteros.

"Estuvo realmente fantástico. Rápido de manos y pies, muy bien colocado, con salidas eficientes", indica Francisco Buyo, exportero del Sevilla, del Real Madrid y de la selección, entre otros equipos. "Todas sus paradas tienen mucho mérito, pero yo me quedo con la que le hizo a Villa en la primera mitad. El delantero estaba muy cerca, después de una típica combinación del Barcelona. Esa estirada tiene mucho mérito", añade Buyo. Varas, cuya temporada está resultando fantástica, ya ha sido decisivo para el Sevilla en varios partidos, como los de Pamplona -donde realizó ocho paradas, la vez que más en todo el curso-, Valencia y Atlético de Madrid. Con cuatro goles encajados en ocho partidos, Varas ha igualado el mejor registro de un portero en un inicio liguero, en poder de Rodri, en la temporada 1970-71. "Es un portero que ha alcanzado su plenitud a los 28 años, dejando a un lado a otro como Palop, que lo ha sido todo en el Sevilla", aclara Buyo.

Además de sus reflejos y virtudes, Varas sabía lo que hacía. Por eso, al final del partido, reconoció que sabía dónde iba a tirar el penalti Messi. La estirada del portero respondía al sofisticado método de seguimiento de los rivales que tiene el club, con Javi García, preparador de guardametas, a la cabeza. García trabaja desde este verano en el Sevilla, procedente del Espanyol. "No quiero dar muchas pistas, pero tenemos un programa con el que seguimos a cada equipo rival y a todos sus jugadores. Conocemos cómo lanzan los penaltis, las faltas, la pierna con la que tiran, cómo son sus acciones de ataque... Toda esa información se la proporcionamos a Javi (Varas) y a Andrés (Palop). Pero luego lo que vale es la intuición del portero", señala Javi García. "Ahora mismo, con los datos que tenemos recopilados de lo que va de la Liga, Varas está a la altura de Iker Casillas y Víctor Valdés, aunque es indudable que ellos tienen un bagaje anterior impresionante, con muchos años en la élite, ganando títulos", señala el preparador de guardametas del Sevilla, quien analiza las seis paradas que hizo el meta ante el Barcelona: "Las dos primeras, ante Iniesta y Villa, son complicadísimas, ya que son a corta distancia y Javi tiene que cambiar de dirección. La tercera, con rebote en Fazio, dice mucho de los que es Varas, un portero explosivo, de reflejos. La cuarta es más de colocación, al detener abajo un disparo muy ajustado de Iniesta. En la quinta, saca muy bien con los pies un tiro desde el lado izquierdo. Y luego tira de intuición y conocimiento en el penalti".

Varas ha renovado y mejorado recientemente su contrato con el Sevilla hasta 2015. Pero hasta hace solo dos semanas era uno de los jugadores peor pagados de la primera plantilla. Lejos queda el verano de 2008, cuando Palop y De Sanctis copaban los puestos de la portería y a punto estuvo de dejar el fútbol, solo convencido por su mujer para lo contrario. Socio de la entidad andaluza desde niño y con Unzué como ídolo, el guardameta vive momentos de gloria y mantiene una buena relación con Palop, ahora en el banquillo. "Son dos grandes profesionales, trabajadores incansables", señala Javi García, quien cuenta con la confianza de todo el cuerpo técnico, con Marcelino a la cabeza, a la hora de implantar en el Sevilla un novedoso sistema de entrenamiento de porteros. De momento funciona. Pero Varas le saca más que brillo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.