Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Atlético seco

El conjunto rojiblanco, que lleva un gol en los últimos cinco partidos, remata mucho pero mal

El Atlético de balonmano mejoró el miércoles el récord de anotación de la Asobal con una paliza de aúpa al Academia Octavio (52-27), cuatro goles más que los que precisamente el equipo gallego consiguió en 1994 ante el Galdar (43-48). Mientras el equipo de Talant Duishebáev bate registros de hace 17 años, la sección de fútbol sufre una sequía inquietante. El cuadro de Gregorio Manzano lleva un solo gol en los últimos cinco partidos disputados, logrado por Juanfran en Rennes (1-1). Contando la derrota en Udine (2-0), el conjunto rojiblanco no ha marcado en seis de los encuentros disputados en Liga y Liga Europa descontando las dos rondas previas que tuvo que disputar para clasificarse para la fase de grupo de la competición internacional.

"Puede haber un poco de ansiedad, y que se quiera materializoar antes el segundo gol que el primero", reflexiona el técnico jiennense. Tanto el entrenador como la plantilla entienden que más preocupante que la falta de acierto sería la falta de ocasiones. "Igual que en tres encuentros seguidos hicimos diez goles [dos al Celtic, cuatro al Racing de Santander y otros tantos al Sporting], pues rápido volverá a pasar lo mismo... El gol pronto llegará", dice Adrián, muy alejado del perfil de rematador nato. "El Barcelona es el único equipo que ha sido superior a nosotros, porque los demás partidos los hemos controlado casi siempre y con más opciones de ganar nosotros. Es con lo que nos tenemos que quedar", remacha el delantero, uno de los dos con los que cuenta el plantel (Diego Costa está lesionado para largo). El otro es Falcao, que tras su inicio fulgurante se ha encasquillado: contra el Udinese igualó su peor marca de duelos consecutivos (cinco) sin cantar gol. "Estoy más que seguro de que ya va a venir el gol. Ante el Udinese nos faltó un poco definir mejor el pase final, en los últimos metros del campo. No hay que desesperarse por no hacer goles", expresa El Tigre. "No es bueno depender sólo de los goles de Falcao. Un gran equipo no puede depender de un jugador y los demás empezarán a meterla. Si Radamel no los marca, hay que tener otras opciones", tercia Tiago.

Las dificultades del Atlético para concretar las oportunidades que genera son incontestables: ocho dianas concentradas en dos partidos de siete. La última vez que la escuadra del Manzanares se quedó sin anotar en cinco de las siete primeras citas del campeonato fue en la temporada 1968-69. En la Liga cuenta tres empates a cero (Osasuna, Sevilla y Granada), y no marcó en las visitas a Valencia (1-0) y Barcelona (5-0). Eso sí, las únicas victorias se produjeron con un resultado voluminoso: 4-0 a Racing y Sporting. "No ha cambiado nada. El sistema de juego sigue siendo el mismo. Lo único son los goles que nos han supuesto romper un poco la losa de los comentarios que decían que no anotábamos tantos", se justificaba Manzano tras vencer 2-0 al Celtic después del inicio liguero. "El aspecto negativo es la eficacia en la portería contraria. Nuestro porcentaje de goles a favor está por debajo de la media. Estamos obligados a materializar esas ocasiones", reconoció el preparador tras la igualada en Los Cármenes.

Pese a ser el segundo equipo de la Liga que más veces remata -113 ocasiones por 150 del Real Madrid- , por delante del Barça (109), sin embargo su efectividad es de las más bajas de Primera, con 16,6 disparos necesarios para conseguir un gol. Para afinar la puntería el grupo viene ensayando los ejercicios ofensivos ante defensas estáticas dos o tres veces por semana. "Entonces no hay problemas, ¡si hasta Diego marca de chilena a pares", explica Tiago. "En cualquier momento va a cambiar la racha, lo importante es que tenemos el balón", sentencia Reyes. A Manzano le conviene que sea cuanto antes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.