Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal, condenado a la repesca

El conjunto luso pierde en Dinamarca y Francia se clasifica tras empatar de penalti ante BosniaHerzegovina.- Özil lanza a Alemania, elimina a Bélgica y favorece a Turquía

"Allez!", gritó, muy enrabietado Evra, el lateral izquierdo, para celebrar con el público del Stade de France el gol de penalti de Nasri que clasificaba a Francia para la Eurocopa de Polonia y Ucrania. En el combinado de Laurent Blanc, rescatado de las catacumbas de Raymond Domenech, sus dos mediapuntas, Menez, del PSG, y Nasri, del Manchester City, le dieron un vuelco a un encuentro encarrilado por Bosnia tras un golazo de Dzeko: un disparo enroscado al palo largo tras haberse librado del central Rami. Pero Nasri se echó el equipo a la espalda y encontró la falta dentro del área del capitán bosnio, Spahic, central del Sevilla. Begovic, el portero del Stoke City, no pudo evitar el tanto de los bleus (1-1). Francia vuelve a sentirse importante y Bosnia- Herzegovina, estado independiente desde 1992, disputará la repesca el 11 y el 15 de noviembre.

Lo mismo que Portugal, condenado por una mala noche en Copenhague. El cuadro luso manchó la racha de cinco victorias consecutivas de Paulo Bento en el banquillo con una derrota inapelable en Dinamarca (2-1). De nada le sirvió el gol final de Cristiano cuando ya perdía 2-0. La fortaleza física del conjunto de Morten Olsen les permitió acabar como primeros de grupo, desquiciando a un Portugal que nunca encontró su sitio. Negado ante el ritmo marcado por los daneses, Portugal se queda fuera incluso de la posición de mejor segundo que acarició durante gran parte de la noche en favor de Suecia, que superó inesperadamente a Holanda.

Krohn-Dehli, el extremo del Brondby, marcó en un disparo desde fuera del área. En la medular lusa, cubierta por Meireles, Carlos Martins y Moutinho, no hubo nadie que dictara el ritmo del encuentro. Y el balón no le llegó en condiciones a los extremos, inadvertidos tanto Nani como Cristiano Ronaldo. Una incursión de Rommendahl por la derecha acabó en un pase al centro que remató Bendtner en el área pequeña (m. 64). No podía esperar más Paulo Bento para mover el banquillo. Entraron un minuto después Quaresma por Eliseu y Miguel Veloso por Carlos Martins. Pero el gol de falta de Cristiano llegó demasiado tarde.

Alemania va subiendo peldaños respecto al conjunto subcampeón de la Eurocopa 2008 y semifinalista en el Mundial 2010, víctima de España en ambas ocasiones. Su seleccionador, Joachim Löw, ha ido añadiendo virtudes a este conjunto impecable en su camino a la Eurocopa de Polonia y Ucrania: 10 triunfos de 10, 34 goles a favor y siete en contra, sin piedad ayer ante la impetuosa Bélgica, que necesitaba ganar y a eso salió. Lo evitó Özil en un disparo ascendente que besó el larguero (m. 29) antes de que Schürrle marcara otra vez levantando el balón ante el meta belga Mignolet. El seleccionador alemán, Joachim Löw, hizo debutar a otro alemán de raíces turcas, Gundogan, el mediocentro del Dortmund que ha ocupado el espacio de Sahin tras la marcha de este al Bernabéu. El resultado lo adornó Mario Gómez tras el descanso con un tiro desde la zona la izquierda desde la frontal. Özil, de origen turco, favoreció así a la tierra de sus padres, la Turquía preparada por Guus Hiddink, que ganó a Azerbayán y disputará la repesca como segundo del grupo. La actuación de Hazaard, la perla del Lille, fue tan gris como la del resto de Bélgica, otra vez fuera de un gran torneo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.