Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardiola: "Busquets me tiene el corazón robado"

El técnico azulgrana defiende a la zaga del Barça y señala que su equipo "probablemente" no gane nada esta temporada

El entrenador del Barcelona, Pep Guardiola, ha salido en defensa toda la zaga de su equipo, centro de las críticas tras los dos últimos partidos, en los que el conjunto azulgrana ha recibido cuatro goles (2-2 frente al Milan y 2-2 frente a la Real Sociedad), antes de encarar el duelo liguero contra Osasuna (20.00, Canal+Liga/Gol TV). El entrenador catalán ha destacado especialmente la labor de Busquets, que ha jugado de central en los últimos encuentros pese a ser mediocentro y que el martes se vio superado por el milanista Pato, que marcó en el minuto uno del primer partido del Barça en la Champions. En ese sentido, ha recordado que antes de ese error nadie criticaba al de Badia en su faceta defensiva. "Antes era un gran central y ahora ya sabemos que es un inútil. Qué le vamos a hacer", ha ironizado. "Busy puede jugar de central porque tiene una generosidad impagable, se adapta a una posición que no es la suya, y en eso ya me tiene el corazón robado", ha enfatizado Guardiola.

El entrenador azulgrana ha recordado, además, que en el fútbol no hay solo un culpable, quitando importancia al error de Busquets frente al Milan. "Como central lo que le pido es lo que necesitamos. No le pido que persiga a Pato", ha destacado. Guardiola ha admitido, no obstante, que en verano dieron prioridad a otras posiciones antes que a la defensa y que por eso ficharon a Alexis Sánchez y a Cesc. En los últimos partidos, el técnico azulgrana ha tenido que alinear en el eje a Busquets y Mascherano, ambos mediocentros, debido a las lesiones de Puyol, que ya entra en las convocatorias, y de Piqué, ya en la recta final de una lesión en el gemelo que se produjo a finales de agosto. "Es el jugador que va más retrasado respecto a su condición física", ha admitido. Guardiola ha indicado, en cualquier caso, que está satisfecho de los jugadores de los que dispone en la defensa debido a su gran "polivalencia".

Pese a todo, el entrenador catalán se ha mostrado prudente sobre las posibilidades del equipo esta temporada: "Probablemente no ganaremos nada este año, no prometo nada como no he prometido ninguno de los 12 títulos que hemos conseguido en estos tres años. Yo prometo jugar como lo hicimos contra la Real Sociedad y contra el Milan". Ha recordado, en este sentido, que frente al conjunto de Allegri crearon 23 ocasiones y tuvieron un 70% de posesión. "Nos dejaremos muchos empates y derrotas por el camino. A día de hoy somos igual de candidatos que los 20 equipos en la Liga y todos los candidatos en Europa", ha argumentado. Ha asegurado, además, que entiende que el nivel de exigencia al equipo sea mayor por todo lo que se ha conseguido, aunque ha señalado que eso es lo habitual en el club azulgrana. "El Barcelona siempre ha sido así. Si sigo ganando seguiré aquí, si no ya no estaría aquí", ha advertido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.