Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Allegri: "Firmaría el empate"

El técnico del Milan afirma que no saldrá a defender en el Camp Nou, mientras Guardiola da por olvidado el pinchazo liguero en Anoeta

El Barcelona, vigente campeón de la Champions, comenzará mañana a defender el título ante el Milan en el Camp Nou. El duelo llega tras el inesperado empate cosechado el pasado sábado ante la Real Sociedad en Anoeta, un pinchazo que Pep Guardiola, técnico azulgrana, da por olvidado: "San Sebastián es pasado, tengo muy pocos reproches que hacer al equipo. Los jugadores saben que mañana viene el Milan, un grande al que le avala su historia, sus jugadores, su entrenador...". Lo mismo piensa de los azulgrana el técnico de los rossoneri, Massimiliano Allegri, que ha reconocido que mañana "firmaría el empate" ante "el equipo más fuerte del mundo".

"No sabemos si cambiarán su forma de jugar", ha explicado Guardiola; "Allegri ha dicho, como corresponde a un gran entrenador, que no quiere defender. Es un equipo que siempre quiere jugar". A pesar de conformarse con un punto, el italiano, efectivamente, ha asegurado que "defender contra el Barça sería un suicidio". "Tenemos que plantear un partido lo más equilibrado posible y echarle coraje", ha anticipado Allegri, que no podrá contar con el exazulgrana Ibrahimovic y dará la titularidad a Pato y a Boateng. Se plantea, además, jugar con un atacante menos para reforzar la media.

Más allá de la entidad del rival, Guardiola ha hecho hincapié en la importancia de no dejar volar puntos en el Camp Nou -"El año pasado se nos escaparon contra el Rubin y al final llegamos muy justitos"- y ha defendido que su equipo no está obligado a nada por ser el último vencedor: "El hecho de ser campeón no te obliga a nada. Al contrario, ya dije cuando ganamos en Roma que el año siguiente no éramos favoritos, que si en 20 años no se había repetido el campeón, tampoco pasaría entonces".

También ha tomado la palabra Andrés Iniesta, que ha celebrado poder empezar a defender el título ante un rival como el Milan: "Es un partido muy bonito para intentar empezar con buen pie la liguilla y volver a tener las buenas sensaciones de la victoria". "Esperamos tener las sensaciones del buen juego, estar arriba y tener ocasiones", ha confiado el centrocampista, que ha querido restar trascendencia al empate liguero ante la Real Sociedad -"Tampoco por habernos remontado un 0-2 tenemos que volvernos locos"-, pero ha advertido que el equipo no se puede fiar de los rosonneri. "Juegue de una forma u otra, es un privilegio enfrentarnos al Milan. Sería un error pensar que somos mejores, si no hacemos las cosas bien nos pueden ganar". "No podemos fallar", ha rematado.

El partido traerá el reencuentro sobre un terreno de juego del albaceteño con el holandés Mark Van Bommel, que el año pasado se empleó con excesiva dureza para frenarle en la final del Mundial de Sudáfrica. "Uno tiene que pensar que todos actuamos de buena fe. Hubo acciones y entradas, pero es pasado. Es un rival, pero no deja de ser un compañero", ha opinado Iniesta. Y el guante lo ha recogido el exazulgrana del Milan: "Todo está olvidado, es normal, es fútbol".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.