Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebelión en la Liga

Sevilla acoge el jueves una reunión de 18 clubes, salvo Madrid y Barcelona, no invitados, para pedir una negociación colectiva de los derechos de televisión y un reparto más equitativo de los ingresos

Representantes de 18 equipos de la Primera División se reunirán el jueves en Sevilla, en el Ramón Sánchez Pizjuán, para forzar a la Liga de Fútbol Profesional a un nuevo reparto de los ingresos por los derechos televisivos. A la cita, convocada por José María del Nido, presidente sevillista, han confirmado la presencia 15 presidentes de estas entidades y tienen previsto acudir todos los clubes salvo Madrid y Barcelona, entidades que no han sido invitadas al cónclave.

En la reunión se planteará que los derechos de televisión de los equipos sean negociados de forma conjunta y no de manera individual, como ocurre en este momento. Esta renegociación de los derechos televisivos se produciría desde este mismo año y se plasmaría en un reparto más equitativo del dinero. "Una cosa es que Madrid y Barcelona ganen más, que es lógico, y otra cosa es que nos roben", afirmaba a este diario un alto cargo del conjunto andaluz. Según fuentes sevillistas, el propio Madrid ha tratado de impedir la reunión.

El presidente del Sevilla ha sido un abanderado en la denuncia del actual reparto de los derechos televisivos, pues considera que el sistema beneficia de manera extrema a Madrid y Barcelona en detrimento del resto de equipos que participan en la competición. "La Liga española es una porquería", afirmó Del Nido la pasada semana. Fue tras la Junta de Primera División de la Liga de Fútbol profesional, el 17 de noviembre de 2010, cuando el Sevilla comenzó a liderar a un grupo de equipos descontentos con los acuerdos adoptados por el organismo profesional del fútbol español en materia televisiva. El Sevilla y otros cinco equipos, Villarreal, Athletic, Real Sociedad, Espanyol y Zaragoza, decidieron entonces negociar sus derechos televisivos a partir de la temporada 2015-2016 de forma colectiva. Madrid, Barcelona y resto de equipos de Primera adoptaron entonces una fórmula por la que los dos primeros se repartirían el 34% del total de los derechos; el Atlético y el Valencia compartirían el 11% y los otros equipos de Primera un 45%. Los 22 equipos de Segunda optarían a un 9% de los ingresos y un 1% quedaba destinado a paliar el impacto del descenso a Segunda División.

Ahora, muchos equipos que adoptaron esta fórmula junto a Barcelona y Madrid parecen dispuestos a cambiarla ante la presión ejercida por los descontentos, con el Sevilla a la cabeza, y los resultados de una competición en la que se agranda de forma sideral la distancia entre los dos grandes y el resto los equipos.

"Con este reparto, aseguramos que el título está vendido de antemano", afirmó Del Nido después de aquella junta en la LFP. Entonces, el Sevilla propuso el reparto siguiente: los clubes se reparten de forma igualitaria el 40% del dinero de las televisiones; el 20% según su clasificación; el 20% según las audiencias y el 20% en función de la notoriedad de cada equipo, factor que se deduciría por una serie de variables, entre las que se incluía el tamaño de la ciudad en la que reside el club.

A la reunión del jueves se ha unido el Betis, que va de la mano con el Sevilla en este asunto televisivo y ha sido el único, junto con su vecino andaluz, en permitir el paso de las radios para retransmitir los partidos en su estadio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.