Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nibali: "Aún no está todo dicho"

El italiano achaca su debilidad en el último ascenso a que no se alimentó bien por falta de tiempo

Todo apuntaba a que en la subida a La Farrapona, Nibali daría el latigazo definitivo. Ayer ya lo había intentado en dos descensos y recortó seis segundos al líder, Wiggins. "No voy a atacar en la montaña a no ser que vea que algún favorito lo pasa mal", dijo hace unos días. Cosas del destino, quien más ha sufrido en la etapa de hoy ha sido él, que se ha dejado 1m20s con Wiggins. "En San Lorenzo [el penúltimo puerto de la etapa], estaba muy bien, pero en la última subida he pagado los esfuerzos. Creo que me he alimentado mal. Estaba fuerte pero había poco tiempo para comer", ha explicado el ciclista italiano, quien no tira aún la toalla: "Mañana [cuando se sube el Angliru] será otro día duro, todos hemos gastado mucho y será otra batalla. Aún no está todo dicho".

MÁS INFORMACIÓN

También Purito Rodriguez se ha dejado 1m20s con Wiggins y tampoco se da por vencido. "Mañana voy a ser valiente y volveré a atacar hasta que las fuerzas me digan basta", ha avisado el ciclista catalán, que está a 4m17s de Wiggins. "Hicimos lo que pudimos, hemos movido la carrera de principio a fin para poner en dificultades a los corredores que entendíamos eran los favoritos", ha lamentado Purito.

Mucho más satisfecho estaba el estonio Rein Taaramae, ganador de la etapa, que ha celebrado su victoria y recordado que llevaba varios días difíciles en la Vuelta: "El día de descanso me afectó el aire acondicionado, estuve con 39 grados de fiebre y en la etapa siguiente lo pasé muy mal. Pensé en abandonar. Ahora, estoy muy contento por este triunfo porque llevaba dos años sin conseguir una gran victoria a pesar de que lograba buenos puestos".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.