Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una victoria entre vómitos

Carla Suárez, enferma, primera española en octavos desde 2000

Quienes vieron la escena se quedaron asustados: Carla Suárez, de buena mañana, vomitando, buscando toallas, incapaz de calentar adecuadamente, desencajada. El reloj de su partido, que luego la convierte en la primera española en octavos del Abierto de Estados Unidos desde 2000 (Arantxa Sánchez Vicario), cuenta una cosa muy distinta. En cuatro minutos manda 2-0. En 12 minutos, 4-0. En 16 minutos, 5-0. En 27 minutos, 6-0. En 1h11m gana 6-0 y 6-4 a Silvia Soler Espinosa, la tenista de los antebrazos embadurnados en polvos de talco. La rival derrotada sabía que algo le pasaba a la canaria. Conocía los problemas de su estómago. Fue, de las dos, la más impresionada.

Suárez se medirá a la ganadora del Petkovic-Vinci. Que juegue la segunda semana en Nueva York es una auténtica sorpresa. Lleva dos años sin casi competir, operada de un tobillo y un codo. Nada hacía prever que podría acercarse a sus dos grandes éxitos, los cuartos de final de Roland Garros y los del Abierto de Australia. Desde su llegada a la Gran Manzana, sus técnicos la rodearon, preocupados por su salud. El médico de la federación monitorizó su evolución. Ella, compitió como si nada.

Bajo la suave brisa de la mañana neoyorquina, Carla Suárez va firmando los puntos con el revés, pero los gana con la derecha, que utiliza para hundir a su rival contra la valla. Ante una tenista como Soler Espinosa, que jamás había ganado un partido en Nueva York, la canaria va imponiendo sus galones por encima de sus circunstancias. Fuera del top-100 durante buena parte de 2011, la victoria le sitúa frente a un escenario impensable: el último grande, donde solo había ganado un encuentro en toda su carrera, le da la oportunidad de recuperar su sitio en la clasificación y atacar 2012 con otra cara. Le faltan piernas y le sobran narices.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.