Nibali: "No quise atacar para llegar a meta"

El italiano, que se metió en dos fugas, asegura que fue Kessiakoff quien "cogió ventaja" y que él se pegó a él "sin más"

Había asegurado que no atacaría en la montaña, pero Nibali ha probado a sus rivales en dos descensos y ha logrado recortar seis segundos al líder, Wiggins. Al llegar a la meta, el italiano ha explicado su estrategia: "El planteamiento era no gastar fuerzas, sino ahorrarlas, pero no ha sido así. Desde el comienzo ha habido de todo, ataques, escapadas y, sobre todo, un ritmo muy alto. Fue Kessiakoff quien cogió ventaja en el descenso del Puerto de Ancares en un principio, no yo, y no quise asumir riesgos. Me pegué a él, sin más. En ningún momento quise atacar para llegar a meta." Nibali se centra ahora en las dos etapas que vienen, con las subidas a Los Lagos de Somiedo y al Angliru. "Llegarán las diferencias y los que optan al triunfo tendrán que sacar sus cartas. Veo fuertes a Wiggins y a Mollema".

Más información
El albacea se queda con el botín

Purito Rodríguez, por su parte, atacó en la subida al Puerto de Ancares, pero enseguida frenó su ritmo. En la llegada explicaba su comportamiento: "Dolían las piernas y he probado para ver cómo estaban los rivales y si a los demás les pasaba lo mismo. Intenté irme con alguien por delante, pero no se ha movido nadie". El corredor catalán, que está a casi tres minutos del maillot rojo, Wiggins, ha destacado, además, el buen trabajo que está realizando el Sky del líder. "Están corriendo bien y llevan la carrera como quieren. Cada equipo tiene su planteamiento y nosotros teníamos por delante a Dani Moreno y a Alberto Losada por si se cortaba el pelotón y podíamos complicarle la vida al líder", ha explicado. También ha reconocido que el Sky respondió muy bien cuando fue sorprendido por el ataque de Nibali en el descenso del Puerto de Ancares, aunque ha matizado que será a partir del sábado cuando se dictará sentencia: "Con el puerto de San Lorenzo y La Farrapona se verá quien podrá estar delante y quien no".

Uno de los mayores protagonistas del día, el suizo Michael Albasini, que ganó la etapa, calificó la jornada de "realmente dura". "Sabía que si conseguía pasar los puertos tenía mis opciones en meta y he hecho todo lo posible para que en los últimos kilómetros nadie se escapase", ha explicado. Ha reconocido, además, que la Vuelta está siendo muy complicada: "Si un día el perfil no es duro, los corredores lo endurecen". En la misma fuga que Albasini también iba Ángel Madrazo, que intentó lograr la victoria con varios ataques al final, sin éxito. "He intentado meterme en el sprint porque sé que soy rápido. También lo había intentado antes de llegar, pero no me han querido dar relevos", ha lamentado. El cántabro ha avisado, no obstante, de que lo seguirá intentando: "Si no es este año será al que viene, pero no voy a parar hasta que lo consiga".

Carlos Sastre, que también iba en la fuga, ha destacado la dureza de la etapa. "Ha sido el aperitivo de dos días de montaña y ha sido demasiado dura. Las sensaciones que tengo son buenas y cuando te metes en la batalla es porque no estás mal", ha subrayado. Sastre continúa, no obstante, a cinco minutos y medio del líder. Dos minutos mejor va Mikel Nieve, también fugado hoy: "Estar dando la cara todo el día termina pasando factura y hemos hecho lo que hemos podido". Su compañero de equipo Igor Antón, que ya está a 18 minutos del líder, ha lamentado su mal estado en la ronda. "No está siendo mi Vuelta, pero no arrojo la toalla", ha expresado.

Nibali, delante de Wiggins, en la etapa de hoy.
Nibali, delante de Wiggins, en la etapa de hoy.FELIX ORDONEZ (REUTERS)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS