Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ LUIS OLTRA | Entrenador del Deportivo

"No va a ser un paseo, vamos a perder partidos"

Estaba en Grecia cuando recibió la llamada del Deportivo. Allí valoraba la oferta de un equipo heleno, aventura que se disipó en cuanto sonó el teléfono. "Decir que entrenaste al Depor aumenta tu currículo", asegura José Luis Oltra (Catarroja, 1969), que aceptó un contrato que tiene mucho de apuesta porque sus emolumentos crecerán un 50% si consigue el ascenso a Primera. Y ese éxito garantizaría además su continuidad.

Pregunta. Hay en el deportivismo una sensación de que nada malo va a pasar y que la Segunda División va a ser un trámite de unos meses.

Respuesta. No puedo manejar según qué cosas, pero intento ser claro y honesto. En los últimos 10 años bajaron 30 equipos y solo subieron cinco al primer intento. El Atlético o el Sevilla no lo consiguieron. Está bien ser positivos, pero no va a ser un año sencillo y tendremos malos momentos. Estamos en una categoría larga, difícil e igualada en la que cuesta mucho sacar adelante los partidos.

P. ¿Cuál es el camino para ganarlos?

R. Ser fuertes mentalmente y asumir nuestra situación. Vamos a perder partidos y no va a ser un paseo, pero también digo que tenemos buena plantilla y competiremos bien.

P. Se ha difundido la idea de que sus equipos juegan bien al fútbol, hay expectativa.

R. Pero no tengo una varita mágica. Los entrenadores tenemos un concepto y una trayectoria, pero necesitas futbolistas que crean en tu idea de fútbol. He entrenado a equipos que no jugaban bien. Te ponen esa etiqueta y me interesa mantenerla porque es positiva, pero en Castellón estuvimos 30 partidos sin perder y no hacíamos fútbol coral. En el Ciudad de Murcia, con el que casi subimos a Primera, tampoco. En Tenerife fue otra cosa, en el Levante a veces sí, a veces no.

P. Y dos de los equipos que ha entrenado acabaron descendiendo, Tenerife y Almería.

R. En Almería tengo mi parte de responsabilidad, pero ni empecé ni acabé. En Tenerife hicimos un campañón, pero tampoco quiero justificarme...

P. ¿Siempre quiso ser entrenador?

R. Sí. Fíjese que fui el primer futbolista en activo en sacar el título nacional. La normativa no lo permitía, pero en cuanto se pudo, me matriculé. Tenía 24 años, jugaba en el Yeclano y tenía que desplazarme hasta Valencia para hacer el curso. Como jugador pensaba como entrenador, me ponía en lo que podía pensar él. Y como entrenador trato de pensar como el futbolista.

P. ¿Lo consigue?

R. Creo que sí. Empieza a haber distancia generacional, pero no tanta. He llegado a enfrentarme a Valerón. Estaba en el Elche y él en Las Palmas, en una promoción a Segunda que nos ganaron 0-4 en nuestro campo. Yo jugué y él estuvo en el banquillo.

P. Dicen los que le vieron que usted también tenía talento.

R. Era bueno a balón parado, tenía criterio y trabajo, pero me quedaba en poca cosa. Jugaba de mediocentro, canalizador, zurdo, sin mucha llegada, solo marcaba en faltas y penaltis. Conmigo de técnico no jugaría.

P. Porque ahora a los entrenadores les gusta otro tipo de mediocentro, más físico.

R. No es eso. Al menos a mí me gustan los que combinan y juegan, pero que sean muy buenos en defensa o en ataque, o que dominen las dos facetas. Pero quedarte un poco en ambas no puede ser.

P. Disfruta más como entrenador que como futbolista.

R. Ahora soy protagonista en la toma de decisiones, pero yo recomiendo a todo el mundo que juegue al fútbol hasta los 80 años. Al retirarme tan joven he acortado plazos como técnico y también disfruto de mi profesión, pero tenemos momentos delicados, la famosa soledad del entrenador, las críticas... Al final nunca desconectas como puede hacerlo un futbolista y te afecta. Ser entrenador es un cargo de riesgo.

P. ¿Le incomoda que le pongan de ejemplo para cargar contra el entrenador que le precedió?

R. Sí. Primero porque aprecio mucho a Lotina. En lo personal me parece un gran tipo y en lo profesional un gran entrenador por el que tengo admiración. No todo lo que hizo en el Deportivo está mal, ni lo que yo hago bien. Que se utilice mi labor o mis resultados para criticarle me fastidia porque son temporadas y situaciones distintas. He hablado con él varias veces y me contó maravillas de la afición, del presidente y del club.

P. ¿Y usted que se ha encontrado?

R. Un club familiar, pero operativo, con ideas claras y modélico en muchos aspectos.

P. Con una estructura escasa. La misma que le llevó a lo más alto, también

R. En cuanto a número de personas trabajando no es como los grandes, pero tiene cosas de ellos. Está claro que todo se puede mejorar. Mi principal labor como entrenador es gestionar los recursos que me ofrecen, pero suelo involucrarme y proponer.

P. ¿Quién ficha en el Deportivo, Oltra o el club?

R. El club. Cuando llegué me enseñaron una lista, hablamos de posiciones y de jugadores y hubo feed-back, consensuamos. Pero ficha el club, el director deportivo es el que tiene la última palabra.

P. ¿Y Lendoiro?

R. En la parcela técnica mi interlocutor es Ernesto Bello, el director deportivo. Con Lendoiro dialogo de fútbol y sobre la confección de la plantilla. Es una persona que deja hablar, escucha, consensua. No ha venido ningún futbolista que yo no quisiera ni he impuesto a nadie. Lendoiro sabe de fútbol, pero respeta mucho las parcelas y los profesionales. Hablo del poco tiempo que llevo aquí, pero creo que me iré diciendo lo mismo.

P. Hasta ahora se vive una luna de miel, todos hablan bien de todos. Usted de la cúpula del club, los jugadores de usted, el presidente está encantado...

R. Pero era en un periodo sin decisiones ni resultados importantes en el que todos queremos seducirnos. Es una situación similar a cuando empiezas a salir con una mujer. Luego esa intensidad inicial no es que se pierda porque perduran otros sentimientos, pero pasa el flechazo y aparecen discrepancias, situaciones que no gustan. Es lo normal. Ahora comienzo a tomar decisiones y habrá jugadores con opiniones menos positivas sobre mí. Y al revés.

P. ¿Es inferior esta Segunda División a la de hace 20 años? Entonces el Dépor hizo un equipo para subir y sufrió para lograrlo. Ahora hay bastantes equipos con problemas económicos.

R. Cuando decimos que lo de antes era mejor que lo de ahora es síntoma de que nos hacemos mayores. No es inferior y además hay doce equipos que quieren ascender. El Tenerife venía de jugar en Primera y está en Segunda B. No lo digo por alarmar, pero la competición es díficil y la gente se tiene que preparar para ello. Ir a Alcoy y ganar en El Collao no va a ser sencillo. El Alcorcón se quedó a un paso de la promoción. Nunca se ha dado el caso de que un equipo de Segunda llegue a casi cien puntos como ocurre en Primera con cuatro jornadas menos.

P. Pero alguien dijo que el Dépor era el Barça o el Madrid de Segunda.

R. Pues no lo somos. Y tampoco hay que fustigarse con objetivos o favoritismos.

P. Eso es lo que dice Paco Herrera, que el Celta no tiene el objetivo de subir.

R. No me lo creo. Sí que lo tiene. Lo que pasa es quiere quitarse presión. Vienen de hacer una gran temporada y mantienen casi todo. Van a estar arriba.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.