Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acaparador Messi

El delantero del Barça conquista el I Trofeo al Mejor Jugador del año en Europa

No hay trofeo que se le resista a Leo Messi. Ayer se adjudicó el del mejor jugador del año en Europa, galardón que otorga la UEFA por vez primera después de una votación de 53 periodistas que representan a cada una de las federaciones que forman el organismo presidido por Michel Platini. La UEFA ya no distingue como antes a los mejores jugadores por puestos (portero, defensa, medio y delantero), sino que ha optado por elegir a un futbolista único, y en tal situación la ventaja es para La Pulga. Messi, de 24 años, superó en la última votación a Cristiano Ronaldo, del Real Madrid, y a su compañero de equipo Xavi, mientras que Iniesta quedó cuarto y la novena plaza fue para Piqué.

Ya ganador del Balón de Oro, de la Bota de Oro y del Pichichi, así como del FIFA World Player y del premio al mejor futbolista de la Champions 2009, Messi se adjudicó anoche el título de Mejor Jugador de Europa 2010-2011 por una hoja de servicios extraordinaria: marcó 53 goles, 31 en la Liga, 12 en 13 partidos de la Champions, siete en la Copa y tres más en la Supercopa de España. La aportación del argentino fue decisiva para que el Barcelona se adjudicara La liga y la Copa de Europa. Los números de La Pulga solo admitían comparación con los de Cristiano Ronaldo. El portugués anotó 54 tantos: 41 en la Liga, una cifra récord, por seis en la Champions y siete en la Copa, el último decisivo para la conquista del único título del Madrid, circunstancia decisiva para el triunfo de Messi.

A Messi se le resiste, por el contrario, la Supercopa de Europa. No ha marcado en las dos finales que ha disputado. Hoy, después de sumar cinco tantos en los tres partidos que lleva disputados en agosto, aspira a estrenarse precisamente en el torneo frente al Oporto, un equipo que le trae los mejores recuerdos: La Pulga debutó con el Barcelona en campo del equipo portugués en el año 2003. "Quiero mostrar mi agradecimiento a quienes me votaron y compartir el premio con mis compañeros", afirmó después de recibir el trofeo en el Forum Grimaldi de Montecarlo. "Nosotros estamos aquí" añadió en referencia a Xavi, "en representación del grupo".

"Es un placer para mi poder jugar con el mejor jugador del mundo", respondió Xavi, "Nos entendemos de maravilla. Es fantástico". Messi ya ha ganado 16 títulos con el Barça y su cuenta particular va en aumento. "Tengo todos los trofeos, individuales y de equipo bien guardados en casa", precisó, sonriente ante su familia, presente en una sala que se había sorprendido previamente por la vestimenta del capitán azulgrana Carles Puyol, que compareció en pantalón corto y polo amarillo, el uniforme del club, en la ceremonia de entrega de la Champions conquistada por el Barça en Wembley. "He estado mirando todos los trajes que tengo", se justificó, "y con el que me siento mejor es con el escudo del Barça en el corazón".

Muy puesto, elegante, diligente y serio estuvo Cristiano Ronaldo: "Lo importante no es marcar goles, sino ganar títulos", aseveró el madridista, que guardó el protocolo en la vestimenta y el trato con Xavi y Messi. "La presión me la pongo yo". Messi recogió el testigo y subrayó: "Yo he tenido la suerte de marcar en dos finales de la Champions porque juego en un equipo que genera muchas oportunidades y se motiva cada temporada para continuar ganando más títulos. Nuestra grandeza está en la motivación colectiva en querer conquistar trofeos".

Guardiola pretende precisamente que la gala de ayer y "los barcos" visibles en Mónaco, señal de opulencia, "no nos despisten y compitamos a nuestro nivel" contra el Oporto en la final de la Champions, por más que el campo esté mal y apriete el calor. Los títulos obligan a jugar con el frac sin perder la condición de jornaleros del fútbol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.