Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No esperaba la victoria"

Guardiola elogia el "esfuerzo inhumano" del Barça y destaca el juego profundo como la clave

Una melé antes del partido y una sardana conjunta después del mismo para celebrar la Supercopa, un título en el que el Barça partía en desventaja física pero con superioridad en la puntería. "Sinceramente, no me esperaba la victoria antes de empezar a disputar la Supercopa", señaló Pep Guardiola, entrenador azulgrana; "pero estos jugadores han hecho un esfuerzo inhumano, algo titánico porque estaban muy lejos de su forma". El duelo lo resolvió Messi con dos goles, el segundo a última hora -su noveno tanto en los seis últimos clásicos-, pero lo estropeó un rifirrafe final, donde hubo algo más que empellones. Relaciones rotas, hasta el punto de que al finalizar el partido, ningún jugador se tendió la mano.

Cerró el Madrid las líneas de pase en campo ajeno pero dejó descubiertos atrás, donde Pedro, profundo como pocos, se relamió porque lanzaba carreras al hueco, el martirio de Coentrão, que le cambió la posición a Marcelo en el segundo acto. "Nos han venido a buscar. Hemos encontrado espacios a la espalda", resumió Andoni Zubizarreta, director deportivo azulgrana. Fue la mejor vía de escape del Barcelona. "Ellos se quedaban con defensa de tres porque Pepe sale mucho y los de arriba hacían daño con los movimientos en profundidad. Pedro siempre hace muy buenos partidos contra el Madrid, Leo y David también han hecho muy bien su trabajo, tenemos jugadores que hacen daño", insistió Guardiola. El plan, además, pasaba por poner a Alexis en la segunda mitad, pero se resintió en el calentamiento. "Nos hubiese ayudado mucho en el juego profundo", aclaró.

Aunque sí lo hizo Iniesta, que también entendió la propuesta al aplicar una de las máximas de Guardiola, que exige que los jugadores de la segunda línea rompan desde atrás porque se multiplica la sorpresa. Iniesta, entonces, tiró la diagonal, se desmarcó entre los dos centrales y por detrás de la espalda de Pepe. Asistencia de Messi, pausa, mirada al frente, pie por debajo, cuchara y por encima de un Casillas, ya arrodillado.

Para Messi, habilidoso y eléctrico como es, los espacios es algo relativo. "Ha necesitado medio centímetro", le elogió Zubizarreta. Lo justo para que cogiera el balón, lo dejara a Piqué y, tras un taconazo del central -"ha sido de casualidad", comentó el central-, en el área, La Pulga resolvió. Como en el tercer gol, que lo celebró ante las narices de Mourinho, con el puño alzado. "Recordaremos estos partidos porque tienen mucha emoción, porque cada vez nos exigen más", convino Guardiola. "Yo no tengo palabras para explicarlo", intervino Cesc; "estaba tan nervioso que hasta me ha costado ponerme las espinilleras". Y Piqué remató: "Con Messi no se puede. Ha venido en chanclas... y dos goles". Un nuevo título para el Barça de Guardiola, que ya suma 11, los mismos que obtuvo Johan Cruyff como entrenador azulgrana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.