Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mikel Rico vale para todo

El centrocampista del Granada, que ha disputado más minutos que cualquier otro jugador de campo en Segunda, se ha desempeñado también de lateral, central e interior

El Granada sorprendió al final del verano pasado, cuando anunció que fichaba a Mikel Rico (Baracaldo, Vizcaya; 1984), del Huesca, por 600.000 euros, una cantidad poco usual en Segunda División y que supuso el traspaso más caro de la historia del conjunto aragonés. Su trayectoria hasta el momento no era deslumbrante; había jugado en Tercera con el Basconia, en Segunda B con el Conquense y en Segunda con el Polideportivo Ejido. En Huesca, donde llevaba tres temporadas, había realizado buenas actuaciones. El tiempo ha dado la razón a quienes confiaron en él, puesto que se ha convertido en una de las piezas fundamentales del Granada esta temporada.

"Ha sido un jugador al que se ha descubierto tarde. No destacó en Lezama y pasó a equipos más humildes, donde no se llama tanto la atención. Ocurre con muchos jugadores en divisiones inferiores", explica Juan Carlos Cordero, secretario técnico del Granada, que se fijó en Mikel Rico cuando el futbolista estaba en Segunda B con el Huesca. El centrocampista vasco lo ha jugado prácticamente todo esta temporada. Ha disputado 3.772 minutos, el que más de toda la Segunda División, y ha participado en 43 partidos, todos menos uno, que se perdió por acumulación de amonestaciones. Ha marcado dos goles. Ha disputado, no obstante, tres partidos más que la mayoría de los futbolistas de la categoría por participar en los playoffs.

Su presencia en tantos encuentros se debe en buena parte a su gran polivalencia. "Su posición natural es la de centrocampista por el lado derecho, donde puede tener llegada, siempre con un pivote fijo detrás. Aún así, se puede desempeñar en cualquier lugar de la medular. Corta y distribuye muy bien", explica Cordero. Pero también se desenvuelve bien en la defensa. Esta temporada disputó un partido de lateral derecho, frente a Las Palmas, porque Nyom, el futbolista que ocupa habitualmente ese puesto, estaba sancionado. No era algo nuevo para él, dado que la temporada pasada, en las filas del Huesca, ya había jugado 13 encuentros en esa posición. También se ha desempeñado en alguna ocasión como central. A Onésimo Sánchez, que le entrenó en el equipo aragonés en 2009, le tiene fascinado. "Como futbolista le doy un 10 y como persona, un 10,5. Como profesional y compañero, un 11. El Granada nos quitó a un buen jugador pagando un dinero que está fuera del mercado en Segunda. Eso da fe del poderío que tiene", señala el técnico vallisoletano.

Mikel Rico resta importancia a su polivalencia: "Estamos preparados para jugar en cualquier posición porque los jugadores sabemos lo que hay que hacer tácticamente en cada sitio". En el Granada están encantados con sus actuaciones y no se arrepienten del coste del fichaje. "Su rendimiento está siendo extraordinario", asegura Cordero. "Pagar ese traspaso quiere decir que buscan una pieza importante y que ellos piensan que la encuentran en ti", explica el futbolista, quien destaca la importancia de disputar los playoffs: "Para gente como yo, que hemos jugado en Tercera, en Segunda B, que hemos peleado en todas las categorías... jugar esta promoción es algo increíble. La ilusión no nos la quita nadie". Su buena temporada no está pasando desapercibida. "Sabemos que equipos como Osasuna o el Athletic le están siguiendo", reconoce Cordero. Mikel Rico quizá tenga la oportunidad de estrenarse en Primera aunque al Granada no le acompañe la suerte en los partidos decisivos frente al Elche.