Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inglaterra palidece, Ronaldo respira

El equipo de Capello empata ante Suiza (2-2) tras dos errores en defensa.- Portugal se deshace de Noruega con un gol de Postiga.- Fetfatzidis, la nueva perla griega

Inglaterra es terriblemente débil en las áreas y poco creativa en la medular. Tampoco tiene el genio para resolver los entuertos que se le presentan, por lo que ya no se le toma como una potencia mundial y los rivales de menor calado le tutean. Fabio Capello, el técnico, tan cuestionado por la afición como ratificado por la federación porque el despido le dejaría con las arcas raquíticas, no da con la tecla e Inglaterra se complica la vida en la fase de clasificación para la Eurocopa 2012. La pifió en Wembley ante Suiza (2-2) y solo el desatino de Montenegro en su casa frente a Bulgaria (1-1) le da aire e impulso, como si nada hubiera pasado. Pero eso no esconde que la selección de Capello tiene un tremendo agujero en su defensa, en su portería.

Entiende Capello el fútbol como un juego de contacto, donde el paso largo evita la incomodidad de la elaboración, donde el delantero se busca las habichuelas a falta de las asistencias interiores. Inglaterra, aplicada, atiende a las órdenes sin reparo. Ferdinand y Terry se desentienden de la siguiente línea y sueltan pelotazos a la carrera de Walcott -tan rápido en la carrera como estéril para finalizar las jugadas-, al pecho de Bent -no estaban Rooney ni Crouch-, que ni la aguanta ni la remata. Por lo que Millner, Lampard y Parker, que se estorban en el medio, restan huecos al ingenio de Wilshere, el menudo medio del Arsenal, que llevó, como los grandes, el 10 a la espalda, que fue el único que se rebeló a la escasez de pie de Inglaterra.

Pero el mayor problema de los pross es la brecha de la portería. Fracasó Green en el partido inicial del Mundial de Sudáfrica -se tragó un disparo ridículo ante Estados Unidos-, no se asentó Calamity James, y apenas transmite confianza Hart, resuelto en el Manchester City y con el tembleque en la portería de Inglaterra. Dos faltas de Barnetta lo aclararon. La primera, envenenada, era lateral y fue picada al punto de penalti, con la rosca hacia dentro. No llegó al despeje Ferdinand y el balón, caprichoso, cogió velocidad al botar y se coló a gol tras cuchichearle al palo. En la segunda, en una falta cerca de la línea de fondo, Barnetta le pegó al bulto, pero la barrera de dos se abrió y el balón enfiló la portería irremediablemente, toda vez que Hart trató de desbaratar el disparo con los pies y no con las manos, como si de un portero de balonmano se tratara. Otro gol, otra pifia defensiva y el partido a remolque. Pero Wilshere se rebeló.

Un zigzagueó en campo ajeno del zurdo acabó con un claro penalti que transformó Lampard, y otro eslalon suyo no fue gol porque Bent, negado, no supo descontar al portero. Sí lo hizo Ashley Young, punta que se mueve por todos los lados, que abre huecos y que se asocia con facilidad. Un remate tras un rechazo y tablas que ya no se deshicieron, por más que Inglaterra empujara sin poner el punto y final, por más que Suiza dispara desde la frontal del área. Inglaterra está en apuros. Aunque menos de los que podía esperar, toda vez que Montenegro, líder con los ingleses con 11 puntos, fue incapaz de resolver su duelo ante Bulgaria. Próxima parada: la visita de Inglaterra a Montenegro. Todo en juego.

Paso de gigante de Portugal

Le alcanzó con un remate de Hélder Postiga a Portugal para batir a Noruega (1-0), rival que le discutía la cabeza del grupo. Se jugaba todo el equipo de Paulo Bento en el encuentro, porque de perder se podían despedir prácticamente de la Eurocopa.

Liderados en la zaga por Pepe e impulsados en el ala por Coentrao, el objetivo del Real Madrid en este mercado veraniego, los portugueses se apoyaron en Cristiano Ronaldo para culminar el ataque, previo paso por Moutinho y Meireles, timones del equipo luso. Pero CR no estuvo fino en el disparo, por más que probara reiteradas faltas, por más que tratara de ponerle el lazo al juego colectivo. Tampoco Nani estuvo fino en los metros concluyentes. Deficiencias que no escondían la superioridad de Portugal, que gobernó el duelo a su antojo, que empequeñeció a Noruega. Hasta que Postiga, delantero de área pequeña, resolvió una jugada. Triunfo de Portugal y liderato empatado con la propia Noruega (10 puntos) y con Dinamarca, que venció a Islandia (0-2). El grupo en un puño, pero con los lusos situados en la primera línea.

Fetfatzidis, la nueva perla griega

Nada más abrirse el telón en Atenas, Fetfatzidis se mostró al público heleno. Es la nueva perla del fútbol griego, que toma el relevo de Ninis, que se ganó su sitio durante el Mundial de Sudáfrica. Ahora es el menudo Fetfatzidis (1,65 metros) la sensación, delantero del Olympiacos nacido en 1990. Rápido, habilidoso y con puntería, el ariete desmanteló a Malta (3-1) de buenas a primeras. Papadopoulos marcó el segundo y el broche lo puso, de nuevo Fetfatzidis. Triunfo para Grecia, que trepa hasta lo alto de la tabla, con un punto más que Israel, segunda tras su victoria trabajada sobre Letonia (1-2).

Pavlyuchenko tira de Rusia

Rusia va como un tiro. Abrochado por el cerrojo del CSKA de Moscú (con las manos firmes de Akinfeev y los centrales Beretzuski e Ignasevich), dirigido por Semshov (Dínamo Moscú) y catapultado por Arshavin (Arsenal), el equipo de Dick Advocaat funciona como un reloj. No hilvana un juego preciosista, pero sí le alcanza para desdibujar al rival, para aguantar la pelota y, sobre todo, para resolver en el área adversaria, donde está atornillado Pavlyuchenko, sensacional en la definición. El espigado ariete del Tottenham -reserva del inglés Crouch-, de técnica notable y disparo preciso, aclaró el duelo frente Armenia. Tres goles y liderato compartido; Eslovaquia cumplió el trámite con su victoria por la mínima frente a Andorra e Irlanda doblegó a Macedonia (0-2) con dos goles de Keane.

Advertidos por Pizzelli, que convirtió el gol inicial de Armenia, los rusos le dieron el balón a Arshavin y se fiaron al remate de Pavlyuchenko. No falló el ariete, que al minuto igualó la contienda y en el segundo acto doblegó cualquier resistencia rival con otras dos dianas, la última de penalti. Eslovaquia e Irlanda, que juegan esta noche, pueden dar caza a Rusia.

Empate a nada entre Brasil y Holanda

Aunque no hubiera nada en juego, Brasil se medía, como parte de su preparación para la próxima Copa de América, a Holanda, el verdugo en el pasado Mundial de Sudáfrica, cuando Sneijder les hizo el mayor desaguisado (2-1) en los cuartos de final. Anoche la historia fue distinta, con un empate a cero.

Neymar, ariete del Santos que está de moda en Brasil y que tiene muchos pretendientes este verano, no fue capaz de desarbolar a la zaga oranje, como hiciera frente a Escocia, con dos goles que le situaron en el escaparate universal. Tampoco materializó gol alguno Holanda, que fue incapaz de aprovechar la superioridad numérica desde el minuto 80, cuando Ramires fue expulsado por doble cartulina amarilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.