Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El técnico del Celtic, agredido

Neil Lennon, amenazado de muerte por sectores protestantes, fue golpeado por un hincha durante el partido frente al Hearts

Corría el minuto 49 del encuentro entre el Hearts y el Celtic. El ariete Gary Hopper acababa de marcar el segundo gol para el equipo de Glasgow cuando, de forma repentina, un hincha del cuadro local burló la vigilancia de los stewards, saltó al terreno de juego de Tunecastle y golpeó violentamente a Neil Lennon, técnico del conjunto católico. El seguidor fue reducido de inmediato por el personal de seguridad, que no pudo impedir una agresión que confirma la persecución a la que está siendo sometido el preparador norirlandés, exfutbolista del Celtic, ahora técnico del club y personaje predilecto de las gradas de Celtic Park.

Objetivo de sectores unionistas británicos, Lennon recibió el mes pasado un paquete bomba que, según la policía, estaba diseñado para "matar o herir de gravedad" a su destinatario. Las fuerzas de seguridad también desvelaron que la parlamentaria Trish Godman y el reputado abogado Paul McBride, afines al club escocés, habían recibido "explosivos rudimentarios" interceptados por el Royal Mail el pasado 26 de marzo.

Lennon, que en 2002 se vio obligado a abandonar la selección de Irlanda del Norte por amenazas de muerte de grupos paramilitares y que ya fue agredido en un episodio callejero poco después de aterrizar en Glasgow en 2000, está sometido a protección oficial por parte del club desde que el pasado mes de enero las fuerzas de seguridad interceptasen una carta dirigida al técnico con balas en su interior.

Partidario de la unificación de las dos irlandas, Lennon, de 39 años, es otra víctima derivada del conflicto político-religioso que impregna el fútbol escocés y llevado a su máxima expresión a través de la rivalidad entre el Celtic y el Rangers, cuyos seguidores son declarados protestantes. La tensión ya fue palpable en el último duelo liguero entre ambos, conocido como la Old Firm, pero se hizo especialmente patente en un partido de Copa disputado en marzo, saldado con 34 detenciones dentro del estadio de los católicos y otras 187 fuera del recinto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.